Lengua 
¡Queridos hijos! Hoy es el día en que acostumbro dar un mensaje para la parroquia, pero no toda la parroquia acoge mis mensajes ni los vive. Yo estoy muy triste y deseo, queridos hijos, que ustedes me escuchen y vivan mis mensajes. Cada familia debe orar unida y leer la Biblia. Gracias por haber respondido a mi llamado!

7 de febrero de 1985 [O] (Semanales)
21 de febrero de 1985 [O] (Semanales)
 
Para de comparación con distinto lingüístico versión escoja