Lengua 

Actualizaciónes  | Medjugorje  | Mensajes  | Artículos y Noticias  | Videos[EN]  | Galería[EN] | Mapa del Sitio  | Sobre[EN]  | Libro de Visitas

www.medjugorje.ws » Text version » Eco de Maria Reina de la Paz » Eco de Maria Reina de la Paz 154 (Noviembre-Diciembre 2000)

Eco de Maria Reina de la Paz 154 (Noviembre-Diciembre 2000)

Read the document in non-text browser version.
Other languages: English, Deutsch, Español, Français, Italiano
Download (76.6 KB )

Eco di Maria
Regina della Pace

Español 154

 


Mensaje del 25 de septiembre de 2000

"Queridos hijos, hoy os invito a abriros a la oración. Que la oración se convierta en gozo para vosotros. Renovad la oración en vuestras familias, formad grupos de oración, y así, experimentaréis el gozo en la oración y en la comunión. Todos los que oran y son miembros de grupos de oración, tienen el corazón abierto a la voluntad de Dios y testimonian gozosamente el amor de Dios. Yo estoy con vosotros y os llevo a todos en mi corazón, y os bendigo con mi bendición materna. Gracias por haber respondido a mi llamada."

Formad grupos de oración

En el mensaje del mes pasado, María nos estimulaba a trabajar más por Dios y por su Reino. Hoy nos invita a abrirnos a la oración. Abrirse, porque si no se abre el corazón, la mente, el alma al encuentro con Dios, la oración, que es encuentro con Él, no se realiza, no permanece. No bastan holocaustos y sacrificios si el corazón queda lejano (Sal 50,18). Orar es estar en presencia de Dios, dejarse inundar, contagiar, transformar por su Amor, y de esta manera trabajar para Él y para su Reino. Orar es reconocerse como don de Dios y ofrecerse como don a Dios, siguiendo el modelo de Jesús y de María. Entonces en la oración se cumple el milagro de acoger a Dios en el mundo, el mundo se abre a Su presencia y a Su acción. El Acontecimiento que cambió radicalmente la historia del hombre, el advenimiento de Dios en el hombre, fue posible por el fiat de María: "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según Tu palabra" (Lc 1, 38). Ahora que Dios se ha encarnado, ahora que el corazón del hombre es templo de Dios, también nosotros podemos y debemos pronunciar nuestro fiat a Su voluntad. Superemos la desconfianza y el miedo, herencia del primer pecado del hombre; abrirse a Dios, abandonarse a Él, no es perder la vida sino salvarla (Lc 9,24), no es exponerse a quién sabe qué desventura, sino que es fundarse sobre roca (Lc 6, 47-48), no es arrastrarse sino liberarse con alas de águila (Ez 19,4), no sufrir sino ofrecer. De hecho, en Dios, con Dios y por Dios, que nos ama como una madre, incluso mucho más (Is 49,15), ni la persecución ni el martirio conseguirán apagar nunca el aleluya de nuestros corazones. Todos debemos referirnos, relacionarnos, orientarnos hacia Dios para que todo vuelva a nosotros bendecido y santificado por Él; la oración se convierte así en un intercambio de dones, una relación concreta de amor: que la oración se convierta en gozo para vosotros.

Una relación de amor verdadero no puede caer en la rutina de la repetición y el automatismo, sino que debe renovarse continuamente. Renovad la oración en vuestras familias y formad grupos de oración: es la sugerencia que concreta la invitación del mes pasado a trabajar más; no en las refinadas técnicas de productividad o de formación de la opinión pública, ni en la invención de fórmulas llamativas; María nos invita sólo y sencillamente a la oración. Desde hace muchos años, con infinita paciencia, Ella nos indica el camino, nos anima a seguirlo, nos da sugerencias concretas, nos asegura Su ayuda. Nos ha enseñado a rezar con el corazón, nos ha dado el gusto de la oración personal, nos ha llamado a la oración en familia, a la escucha de la Palabra, a la centralidad de la S. Misa; nos ha animado al abandono confiado en Dios… Hoy añade la invitación a formar grupos de oración y es la primera vez que, si no me equivoco, en los mensajes dirigidos a la parroquia de Medjugorje y por tanto también a nosotros (mens.6.2.1986) aparece explícitamente esta invitación. María, como es habitual en ella, nos da una motivación: así experimentaréis el gozo en la oración y la comunión; al gozo, señalado muchas veces como componente y fruto de la oración, ahora María añade la comunión; que la oración sea experiencia concreta de gozo y de comunión con Dios y con los hermanos; donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, dice Jesús, Yo estoy entre ellos (Mt 18,20); debemos creer profundamente en esta Presencia y dejarnos transformar por ella.

Y también: todos los que oran y son miembros de grupos de oración, tienen el corazón abierto a la voluntad de Dios y testimonian gozosamente el amor de Dios; la oración requiere y al mismo tiempo produce la apertura del corazón a la voluntad divina; es al mismo tiempo semilla y fruto; la oración permite tener experiencia de Dios y luego dar testimonio de ella. ¿No es un fruto magnífico?
En el nombre de María, fuertes gracias a su bendición materna, con la certeza de estar todos en su Corazón, acojamos Su invitación, formemos grupos de oración; no será con nuestras fuerzas, ni con nuestras capacidades humanas, ni con nuestras virtudes que lo conseguiremos. Sólo en la medida en que sepamos ser pequeños y humildes instrumentos en Sus manos, podremos ver las grandes cosas que Ella hará por nosotros y aprenderemos a reconocer, a alabar y por tanto a dar testimonio del Amor de Dios.
Que nuestro corazón se alegre, que se fortalezca nuestra esperanza; el mundo está en manos de María y su Corazón Inmaculado triunfará.

 

 

Mensaje de María del 25 de octubre de 2000:

"Queridos hijos, hoy deseo abriros mi Corazón materno e invitaros a todos a orar por mis intenciones. Deseo renovar con vosotros la oración e invitaros al ayuno, el cual deseo ofrecer a mi Hijo Jesús por la llegada de un tiempo nuevo, un tiempo de primavera. En este año jubilar, muchos corazones se han abierto a mí y la Iglesia se renueva en el Espíritu. Me alegro con vosotros y doy gracias a Dios por este regalo, y a vosotros hijitos, os invito: orad, orad, orad, hasta que la oración se convierta en alegría para vosotros. Gracias por haber respondido a mi llamada."

María nos lleva a la primavera

Un mensaje de alegría y de esperanza es el que hoy nos dirige María. Es una invitación a colaborar con Ella, con la conciencia del compromiso y de la responsabilidad que comporta una tarea así, pero también con la certeza de que su Corazón Inmaculado triunfará. Hoy deseo abriros mi Corazón materno e invitaros a todos a orar por mis intenciones. Unidos a Ella, refugiados en su Corazón materno, podemos estar seguros que nuestra contribución, por pequeña que sea, no es nunca insignificante. Cada uno de nosotros es realmente único, insustituible e irrepetible ante Dios, y por tanto nuestra respuesta de amor a Dios es una flor personal, que nadie puede cultivar en nuestro lugar. La invitación de María va dirigida a todos; que nadie se considere excluido, que nadie se sienta indigno e incapaz. Acojamos todos su invitación; grandes o pequeños, jóvenes o ancianos, cercanos o lejanos, santos o pecadores, en el Corazón de María hay sitio para todos; sólo hay que decidirse, fiarse de Ella.

María no nos revela sus intenciones, por las que nos pide que oremos, pero nos invita a colaborar con Ella: deseo renovar con vosotros la oración e invitaros al ayuno, el cual deseo ofrecer a mi Hijo Jesús por la llegada de un tiempo nuevo, un tiempo de primavera. Colaborar con María por la llegada de un tiempo nuevo, para un cambio radical del mundo. ¿Qué encargo mayor que éste? ¿Hay en el mundo una labor más importante, más prestigiosa? Estamos todos llamados a esta misión y todos podemos contribuir; físicamente sanos o enfermos, cultos o ignorantes, libres o esclavos, ricos o pobres. Lo que para el mundo son valores, no siempre lo son para Dios; así, a menudo, los valores están invertidos (Mt 5, 3-12). María necesita oración y ayuno; esto es lo que Ella quiere ofrecer a su Hijo Jesús para obtener la llegada de un tiempo nuevo, un tiempo de primavera. Desde el quinto día de su llegada a Medjugorje, María recomienda, prácticamente en cada aparición, la oración; ésta es indispensable para vivir la comunión con Dios, para beber de la fuente de salvación que fue abierta al mundo por el sacrificio de Cristo. Desde el sexto día, María recomienda a menudo el ayuno. Oración y ayuno son los carriles de la vía que la Virgen nos invita a recorrer, pero hay que recordar que debemos hacerlo de acuerdo con sus enseñanzas y que no es reducible a una práctica religiosa meramente formal y externa.

De la oración hemos hablado recientemente comentando los mensajes de María (véanse los últimos números del Eco). Respecto del ayuno, ciertamente se trata de abstenerse de la comida (los días sugeridos - mensaje a Iván del 14.08.1984 - son los miércoles y los viernes) pero esto no es suficiente: igual que para la oración, María pide el ayuno del corazón (mensaje del 20.09.1984). Ayuno es por tanto abstenerse de la comida, pero es sobre todo sobriedad de vida, abstinencia de cualquier codicia, atropello, abuso, lujuria. Ayuno es renuncia a lo superfluo, es un compartir fraterno; véase el precioso capítulo 58 de Isaías. Ayuno es desapego de las cosas propias, de las preocupaciones, de todo lo que nos impide una apertura completa a Dios y a su acción de gracia; oración y ayuno son armas potentes para vencer al mal y al maligno (Mt 17,21).
María nos confía sus alegrías: en este año jubilar muchos corazones se han abierto a mí; la Iglesia se está renovando en el Espíritu. Son los signos de la primavera espiritual a cuyo nacimiento nos invita María. Los corazones finalmente se abren, la Iglesia se deja renovar por el Espíritu. Nuestro S. Padre se ha gastado sin reservas para que la Iglesia viva un nuevo Pentecostés y la civilización del amor triunfe en el mundo, y creo que María está pensando sobre todo en él cuando dice me alegro con vosotros. Acojamos la invitación de nuestra Madre; gocemos con Ella y demos gracias a Dios con Ella; es el canto del Magnificat que María quiere elevar a Dios con nosotros; honremos este canto con nuestra vida; que ésta sea una continua liturgia de alabanza y de agradecimiento, que sea oración convertida en gozo para nosotros.

Nuccio Quattrocchi

 

 

¡La salvación está en Cristo! La "Dominus Iesus": más allá del relativismo religioso

El pasado 5 de septiembre la Congregación para la doctrina de la fe presentó la "declaración" Dominus Iesus, interviniendo así como autoridad sobre un tema que ha sido objeto de vivos debates teológicos en este último decenio: ¿Es Jesucristo la única vía de salvación?
Se trata de una declaración, es decir, de una enseñanza que no enseña doctrinas nuevas sino que afianza lo que el Magisterio ya ha afirmado anteriormente. Siendo un documento doctrinal aprobado expresamente por el Papa, tiene una autoridad universal, es decir, debe ser acogido "con fe" por todo creyente.

- Contenidos -

La declaración propone de nuevo la doctrina católica tradicional que reconoce:
La plena y definitiva revelación de Jesucristo (n.5-8). Esta afirmación se opone a la tesis que sostiene el carácter limitado e imperfecto de la Revelación cristiana, que debe ser completada por las otras religiones: el misterio de Dios entonces no se habría manifestado plenamente en el Cristianismo, sino que estaría igualmente presente en las otras religiones.

La Dominus Iesus rechaza estas posturas como contrarias a la fe de la Iglesia y reafirma que la plenitud del misterio de Dios está en Cristo: Jesucristo no puede ser considerado uno más de los muchos rostros de Dios en el transcurso de la historia. La unicidad y la universalidad de la salvación de Cristo: todos son salvados sólo por Jesucristo en el misterio de la Santísima Trinidad. Incluso los fieles de otras religiones que son salvados, lo son por medio de Cristo, aunque éstos ni sean conscientes de ello, y no gracias a los actos de culto presentes en las distintas religiones.

La Iglesia de Cristo subsiste en la Iglesia Católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él. Las Iglesias que no están en perfecta comunión con la Iglesia Católica pero que permanecen unidas a ella por vínculos estrechísimos, como la sucesión apostólica y la Eucaristía, son auténticas Iglesias particulares. Por esto, también en estas Iglesias está presente y opera la Iglesia de Cristo.
Esto es válido para la Iglesia Ortodoxa. Sin embargo, los anglicanos y protestantes, que no han conservado como válidos ni el episcopado ni la genuina e íntegra sustancia del misterio eucarístico, no son Iglesias en sentido propio; sin embargo, los bautizados en estas comunidades son incorporados a Cristo por el bautismo, y por ello participan de una cierta comunión, si bien imperfecta, con la Iglesia (n.17). Para los no cristianos, la salvación de Cristo es accesible en virtud de una gracia que, aun teniendo una misteriosa relación con la Iglesia, no los introduce formalmente en ella (n.20).

- Motivaciones del documento -

La Iglesia afirma algunas verdades de fe como reacción a ciertas posiciones teológicas erróneas, difundidas en sectores cada vez más amplios del mundo católico. En particular, se trata de la teología del pluralismo religioso que considera la revelación cristiana en comparación con las otras religiones, y cuya consecuencia es reducir a Cristo al papel de un salvador - no el Salvador - comparable a los otros "salvadores" (por ej. Mahoma, Buda, Confucio, etc., nombres que, obviamente, en el documento vaticano no son expresados). La consecuencia es que se cae en el relativismo religioso que considera que una religión vale tanto como otra.
El mismo diálogo interreligioso (es decir, con las otras religiones) y el ecuménico (es decir, con las otras confesiones cristianas) corre el riesgo de quedar comprometidos cuando le falta una clara afirmación de la propia identidad. La Iglesia reconoce que el presupuesto del diálogo es la igualdad de dignidad de las personas y el respeto a la libertad de conciencia, pero no puede aceptar la igualación de las doctrinas. El cristiano es como un mendigo que dice a otro mendigo adónde pueden ir juntos a encontrar algo para comer. El cristiano sabe dónde encontrar el pan, no porque sea mejor que el otro, sino porque le ha sido revelado.

Hay que precisar que en este documento no se sostiene en absoluto que no haya salvación para los fieles de otras religiones, sino que estas religiones en sí mismas no son salvíficas, y que los no cristianos que se salvan, son igualmente salvados por Cristo. Sin embargo, para nosotros es un misterio cómo les es comunicada la salvación de Cristo puesto que son extraños a la Palabra de Dios y a los Sacramentos: el Concilio Vaticano II se limita a afirmar que Dios la da a través de vías de él conocidas (n.21).

-Reacciones-
El cardenal Cassidy, responsable del Dicasterio ecuménico, precisó que el texto va dirigido al mundo académico y no al mundo ecuménico e interreligioso, por tanto, se trataría de un documento interno. Sin embargo, la declaración ha suscitado varias reacciones críticas ya sea de parte de los representantes de otras religiones, como de las otras confesiones cristianas. También entre los católicos hay quien manifiesta perplejidad respecto al tono de ciertas expresiones en un momento ya especialmente difícil del diálogo ecuménico. Los anglicanos y los protestantes ven puestos en discusión los notables éxitos ecuménicos alcanzados en estos años de diálogo, sobre todo respecto al concepto de Iglesia que les sería negado.
El Papa, respondiendo a estos temores, reafirmó que el compromiso de la Iglesia católica por el diálogo ecuménico es irrevocable, y durante el Angelus del 1 de octubre intervino hablando de una declaración que llevo en el corazón, que expresa la misma pasión ecuménica que está en la base de mi encíclica Ut unum sint.

Mirco Trabuio

 

 

CRÓNICAS DEL JUBILEO

Queridos amigos ancianos…

El Jubileo de la Tercera Edad, que hoy celebramos, tiene una importancia particular, si se tiene en cuenta el aumento de personas ancianas en la sociedad actual. Celebrar el Jubileo significa ante todo acoger el mensaje de Cristo para estas personas, pero al mismo tiempo atesorar el mensaje de experiencia y de sabiduría del que estas personas son portadoras en esta estación particular de su vida. Para muchas de ellas la Tercera Edad es el tiempo de reorganizar la propia vida, poniendo como fruto la experiencia y las capacidades adquiridas.
No se puede comenzar más que con las mismas palabras de Juan Pablo II dirigidas el 17 de septiembre a todos los ancianos que aquel día celebraban con él su Jubileo, un mensaje de esperanza que invita a cada persona a vivir plena y dignamente esta importante etapa de la vida. Fue también una llamada a toda la sociedad a la que el Pontífice dice que se puede hacer aún mucho para tomar mayor conciencia de las exigencias de los ancianos para ayudarlos a expresar lo mejor posible sus capacidades, para facilitar su inserción activa en la vida de la Iglesia, sobre todo para lograr que su dignidad de personas sea siempre y en todas partes respetada y valorada.
Pero muy a menudo, llegada la edad madura, el hombre se bloquea ante las distintas situaciones de sufrimiento que debe afrontar; pero recordando la descripción del Siervo sufriente de Yahvé (cf. Is 50,5), el Papa exhorta: ¡El sufrimiento no puede dar miedo! Es justamente en el sufrimiento redentor de Cristo que está la verdadera respuesta al desafío del dolor, que tanto pesa en la condición humana. En un mundo como el actual, en el que a menudo son mitificadas la fuerza y la potencia, los ancianos tienen la misión de testimoniar los valores que son verdaderamente importantes más allá de las apariencias, y que permanecen para siempre por estar inscritos en el corazón de todo ser humano y garantizados por la Palabra de Dios.

En el Jubileo el puesto de honor es para María

Un primado, el de María, basado en la humildad donde su relación privilegiada con el Espíritu Santo no le evita, en su vida terrena, las fatigas de la condición humana. Este retrato profundamente humano de la Virgen de Nazaret fue diseñado por Juan Pablo II en la celebración de la Plaza de San Pedro como conclusión del XX Congreso mariológico-mariano internacional que se desarrolló en el Santuario del Divino Amor (Roma) del 15 al 24 de septiembre. Diez días de estudio intenso y oración dedicados a la Virgen, en los que teología mariana y piedad popular se encontraron y vivificaron recíprocamente, en un clima fuertemente ecuménico. Doscientos conferenciantes procedentes de 36 países del mundo trataron el tema "El misterio de la Trinidad y María" para trazar los rasgos de aquella Madre que Jesús nos dio desde la Cruz, una criatura humildísima de la que, sin embargo, nunca se hablará suficiente.
En su amor declaradamente abierto por María, el Papa quiso dedicar un amplio capítulo del Jubileo a Ella que, con su humildad, sigue de cerca la del Hijo; declarándose Esclava del Señor; Ella en efecto se dedica totalmente al servicio del Hijo divino. Está en este primado - continúa el Pontífice - la clave para "leer" a María, que vivió de pleno la realidad cotidiana de tantas familias humildes de su tiempo.

El vínculo inseparable entre María y Jesús nos conduce pues a vivir esta celebración de dos mil años del nacimiento de Cristo como una solemnidad dedicada a la Virgen. Por esto es deseable, subraya el Papa, que entre los frutos de gracia, junto al de un amor más fuerte por Cristo, esté también el de una renovada piedad mariana. Sin embargo, existen algunas condiciones fundamentales que hacen auténtica y verdaderamente "cristiana" la devoción mariana: debe estar bien fundamentada en la Escritura y en la Tradición, valorando ante todo la liturgia y extrayendo de ella orientación segura para las manifestaciones más espontáneas de la religiosidad popular.
Palabras llenas de sabiduría dirigidas también a los miles de peregrinos reunidos en el recinto sagrado de S. Pedro para celebrar el Jubileo mundial de los santuarios marianos, precisamente como conclusión del congreso: una asamblea variopinta, que explicaba a través de los distintos estandartes los diversos santuarios de procedencia. Esta devoción - concluye Juan Pablo II en su homilía - debe ser capaz de remontarse siempre a la fuente de la grandeza de María, realizando un incesante Magnificat de alabanza al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

* René Laurentin, teólogo francés y conocido experto en Mariología, presidió en el Congreso mariológico-mariano la mesa redonda sobre la presencia de María en las diversas culturas del mundo.
En una entrevista a un diario italiano sobre la importancia de la Virgen en este Jubileo, subrayó su valor partiendo justamente del Totus Tuus del Papa, ejemplo elocuente de su abandono personal a María, la Madre de Dios.

P. Hoy, ¿cómo anunciar a Cristo también a través de María? ¿De qué manera la Virgen está presente en la evangelización?
R. "María tiene una posición central y universal, aunque discreta, en el Evangelio: como la única causa humana del nacimiento terrestre del Hijo de Dios. Estuvo presente en toda la infancia de Cristo, en toda su vida escondida hasta los 30 años, en la Cruz, en Pentecostés, desde su Asunción es la figura escatológica de la Iglesia".

P. ¿Cuál es el papel de María en el diálogo ecuménico?
R. "Es difícil. La Madre de Dios sigue siendo paradójicamente, un signo de contradicción ecuménica, a pesar de nuestra fe común y de nuestro fervor común; he tenido quizás más dificultades con los ortodoxos que con los protestantes. Aquí en el Congreso encontré un luterano, hoy obispo misionero, que fundó una orden en honor de María después de una "locución" de la Virgen recibida hace más de diez años en la Iglesia de Jesús de Roma. Esperamos nuevas sorpresas del Espíritu Santo y de María, con la base tan rica como mal comprendida del Evangelio, más allá de los excesos o particularismos que han tergiversado la maravillosa figura de María". (extracto de "Avvenire")

* El icono de María Sede de la Sabiduría, ha recorrido durante dos semanas Rusia entera. Bendecida el 10 de septiembre en la plaza de S. Pedro, como conclusión del Jubileo de las Universidades, el moderno icono de mosaico fue entregado por el Papa al Arzobispo de Atenas, que tras una semana, a su vez lo ha confiado a la delegación de la Iglesia Rusa. La imagen sagrada "peregrinó" por distintos lugares de Moscú y el 24 de septiembre, en la Catedral de la Inmaculada, el arzobispo T. Kondrusiewich explicó, en una solemne concelebración, las tres motivaciones de la peregrinación: el crecimiento de la devoción mariana en el mundo; el incremento de la cultura cristiana, especialmente en las escuelas, en los Institutos de cultura y en las Universidades y una pastoral escolástica y universitaria más incisiva. De la Capital pasó a San Petersburgo donde, entre otras cosas, el domingo 1 de octubre comenzó el primer congreso internacional de Rusia sobre el Rosario. Una peregrinación por tanto de gran significación religiosa y cultural para la nueva Rusia católica.

 

1500 obispos en torno a María

El espectáculo de tantos obispos reunidos juntos, de todas partes del mundo, no se veía desde el Concilio Vaticano II. Nuestra reunión de hoy me lleva con la mente a aquellos años de gracia, en los que se sintió fuerte, como el estremecimiento de un nuevo Pentecostés, la Presencia del Espíritu de Dios.
Con estas palabras comenzó el Papa el sábado 7 de octubre el discurso de apertura del Jubileo de los obispos, reunidos al pie de la Virgen de Fátima traída expresamente de Portugal. Aquel día, litúrgicamente dedicado a la Bienaventurada Virgen del Rosario, la corona de los misterios gloriosos fue rezada por un obispo, un cardenal y por una familia de cada uno de los cinco continentes, con un enlace especial y simbólico para el 5º misterio, que hizo resonar en la plaza de San Pedro la voz de sor Lucía de Coimbra y de sus hermanas del Carmelo.
Al final del Rosario, el Santo Padre dijo: Nuestra oración ha reunido a la familia humana en torno a María. En el contexto del Jubileo, hemos querido expresar el reconocimiento de la Iglesia a la solicitud materna que María ha mostrado siempre hacia sus hijos en el tiempo. No hay siglo ni pueblo en el que Ella no haya hecho sentir su presencia llevando a los fieles, especialmente a los pequeños y a los pobres, luz, esperanza y consuelo. Pero luego añadió: En particular, nuestra oración de esta tarde se sitúa a la luz del mensaje de Fátima, cuyos contenidos nos ayudan a reflexionar sobre la historia del siglo XX. Con estas palabras, el Pontífice anticipó el Acto de entrega que realizó al día siguiente - domingo 8 de octubre - junto con los obispos, al final de la Celebración Eucarística.

En la homilía había explicado que la imagen venerada de la virgen de Fátima, que tenemos el gozo de acoger entre nosotros, nos ayuda a vivir la experiencia del primer colegio apostólico reunido en oración en el Cenáculo con María, la Madre de Jesús. Y es en esta colegialidad que los obispos pronunciaron el Acto de entrega del III milenio y de la humanidad a María, un gran acontecimiento eclesial colocado como sello del Jubileo. Reproducimos algunos fragmentos que revelan la autenticidad de una llamada sincera y confiada de hijos necesitados de ayuda.

 

"Acto de entrega"

La Iglesia hoy con la voz del Sucesor de Pedro a la que se une la de muchos Pastores aquí reunidos de todas partes del mundo, busca refugio bajo tu protección materna e implora con confianza tu intercesión frente a los desafíos que esconde el futuro. (…)

Hoy queremos confiarte el futuro que nos espera, rogándote que nos acompañes en nuestro camino. Somos hombres y mujeres de una época extraordinaria, tan apasionante como rica de contradicciones. La humanidad posee hoy instrumentos de potencia inaudita. Puede hacer de este mundo un jardín o reducirlo a un cúmulo de escombros. Ha logrado una extraordinaria capacidad de intervenir en las fuentes mismas de la vida: puede usarlas para el bien, dentro del marco de la ley moral, o ceder al orgullo miope de una ciencia que no acepta límites, llegando incluso a pisotear el respeto debido a cada ser humano. Hoy, como nunca en el pasado, la humanidad está en una encrucijada. Y, una vez más, la salvación está sólo y enteramente, oh Virgen Santa, en tu hijo Jesús (…)
Oh Madre, que conoces los sufrimientos y las esperanzas de la Iglesia y del mundo, ayuda a tus hijos en las pruebas cotidianas que la vida reserva a cada uno y haz que, por el esfuerzo de todos, las tinieblas no prevalezcan sobre la luz.
A ti, aurora de la salvación, confiamos nuestro camino en el nuevo Milenio, para que bajo tu guía todos los hombres descubran a Cristo, luz del mundo y único Salvador, que reina con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.

Nicola Bertani

  •  
  • La familia: don y bendición de Dios al mundo

    Del 11 al 15 de octubre, tuvo lugar en Roma el Jubileo de las Familias, que se hizo coincidir expresamente con la celebración de la III Jornada mundial dedicada a ellas (una cita trienial que comenzó en Roma en 1994, continuó en Río de Janeiro, y cuya próxima cita será en Manila).

    Este Jubileo nos invita, por varios aspectos, a retroceder con la mente abriéndonos al escenario inolvidable de la Capital invadida de jóvenes. Seguramente los números son incomparables: aunque los Cinco continentes estuvieron bien representados, no se llegó a la cifra de dos millones de peregrinos, pero la seriedad de los temas tratados y el entusiasmo de la respuesta crearon un hilo conductor entre los dos Jubileos. Ambos se presentan ante el mundo como signos vivos de esperanza y como respuesta afirmativa a la cultura de la vida. De hecho, si es verdad que el futuro y la esperanza del mundo son los jóvenes, también es verdad que éstos, antes que a un tejido social, pertenecen a una familia. Ésta, como afirmó el Papa y como dijo ya el Concilio, encuentra su culminación en la educación y en la procreación de la prole. (Gaudium et Spes n.48)
    Seguramente, la gran atención que han dedicado a este Jubileo tanto el Papa como todos los responsables de la Pastoral familiar se debe a la preocupación con la que en estos últimos años se mira a la familia, preocupación alimentada por los duros ataques que aún hoy recibe del mundo y de la cultura laicos. El concepto de familia como núcleo indivisible, como lugar de formación de los valores fundamentales, como ámbito que favorece el crecimiento armónico del individuo proporcionándole un clima de seguridad y de amor, en nuestro mundo aparece cada vez más como una utopía, o más, como una idea incómoda de la que hay que liberarse porque interpela directamente a la responsabilidad de cada uno.

    Se podría decir que quizás los niños se sienten más como una amenaza que como un don… Los hijos no son algo "accesorio" en el proyecto de una vida conyugal. No son algo "opcional", sino un preciosísimo don. Con esta palabras el S. Padre lanzó un haz de luz sobre un argumento que agita y, al mismo tiempo, ha querido agitar las conciencias exhortando a los adultos a no tener miedo de los niños, aludiendo quizás a un miedo mucho más profundo que habita en el hombre: el miedo de la responsabilidad de amar y de hacerse don para el otro. El ser humano no está hecho para la soledad, lleva en sí una vocación relacional… En virtud de esta vocación, crece en la medida en que se relaciona con los demás, encontrándose plenamente "en la entrega sincera de sí mismo". (Gaudium et Spes, 24)
    "Por esto el hombre abandonará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne" (Gn 2,24). Así comenta el Santo Padre la Palabra de Dios: ¡Una sola carne!…El término bíblico "carne" no evoca sólo el aspecto físico del hombre, sino que hace referencia a su identidad global de espíritu y cuerpo. Lo que realizan los cónyuges no es sólo un encuentro corporal, sino una auténtica unión de sus personas, unidad tan profunda que los convierte en cierta manera en reflejo del "Nosotros" de las Tres Personas divinas.
    La elevada dignidad a la que son llamados los cónyuges reside en la naturaleza sacramental de su unión. El matrimonio es en efecto un sacramento y, continúa el Papa, en el matrimonio sacramental los cónyuges se comprometen a testimoniar ante el mundo el amor fuerte e indisoluble con el que Cristo ama a la Iglesia. A las mujeres les pide que sean fuente de vida y no de muerte; a los cónyuges les pide que proclamen el valor de la familia y de la vida sin las cuales no existe un futuro digno para el hombre.
    ¡Dejemos los equívocos! El Papa subraya el naturaleza oblativa del matrimonio que excluye cualquier forma de egoísmo y de individualismo e invita a una apertura a la vida responsable y generosa.
    ¡Los hijos son fruto de esta apertura! Los hijos son verdaderamente la primavera de la familia y de la sociedad como reza el lema de este Jubileo.

    Agnese Rubino

     

    El delito de ser cristianos

    "La Constitución de la Rep. Pop. China establece el principio de la libertad religiosa, pero el gobierno intenta limitar la práctica religiosa a las organizaciones reconocidas, y estudiar y limitar todos los grupos religiosos. Hay más de 180 millones de afiliados a varias organizaciones religiosas con una gran variedad de creencias y prácticas; la mayor parte profesa fes orientales, pero hay también millones de fieles cristianos. Sin embargo, desde principios de año se ha registrado un decidido incremento de la represión religiosa". Esto es lo que se lee en el Informe internacional 2000 sobre la libertad religiosa en el mundo, una auténtica denuncia sobre la dramática situación de todos los que desean vivir la propia fe según los principios de la libertad evangélica.
    El gobierno permite trabajar libremente sólo a las Iglesias cristianas afiliadas a la Asociación patriótica católica, controlada por el mismo gobierno; pero en realidad la Iglesia católica no oficial fiel a la Santa Sede cuenta con un número mucho mayor de fieles que la Iglesia oficial.
    "China - continúa el informe - ha rechazado hasta ahora establecer relaciones diplomáticas con el Vaticano; los obispos de la Iglesia oficial no son consagrados en Roma, que sin embargo a menudo los reconoce extra oficialmente. El crecimiento de Iglesias no registradas continúa provocando hostilidades en las autoridades locales que ven en este fenómeno una amenaza al orden establecido. En algunos lugares, las autoridades de seguridad realizan arrestos e incluso abusos físicos importunando a personalidades religiosas y fieles. Muchos religiosos están en la cárcel a causa de su fe: estas "desapariciones" tienen como objetivo el de obligarlos a adherirse a la Iglesia oficial controlada por el régimen".

    En este clima se integra la canonización de los 120 mártires chinos celebrada el 1 de octubre en San Pedro, vista desde Pekín como "una deformación y agravio de la historia", un intento del Vaticano de exaltar el colonialismo, llegando a hablar de los "crímenes enormes" cometidos por los nuevos santos (muchos de los cuales fueron víctimas de la revolución de los boxer, que para el gobierno representa un episodio de la lucha antiimperialista).
    Sesiones ideológicas para sacerdotes y obispos, amenazas al clero de la Iglesia oficial, una larga ristra de artículos en los periódicos principales: son los pasos de una auténtica campaña anti-canonización. En varias diócesis de la China popular, obispos y sacerdotes de la Iglesia oficial ( que han pedido el anonimato) han recibido presiones para que "eviten hablar en público" de la canonización en las misas dominicales del 1 de octubre.
    Pero el Santo Padre no se ha dejado atemorizar por esta acusación sin fundamento: La Iglesia agradece hoy a su Señor, que la bendice y la inunda de luz con el fulgor de la santidad de estos hijos e hijas de China - afirmó el Papa en la homilía - ¿no es quizás el Año Santo el momento más oportuno para hacer resplandecer su testimonio heroico? Y luego añade decidido: esta celebración no es el momento oportuno para hacer juicios sobre esos periodos históricos: se podrá y se deberá hacer en otra sede. Hoy, con esta proclamación solemne de santidad, la Iglesia pretende únicamente reconocer que aquellos mártires son un ejemplo de valentía y de coherencia para todos nosotros y honran al noble pueblo chino.

    Es un gesto que quiere testimoniar la grandeza de un martirio que ha unido a cristianos y extranjeros, laicos y sacerdotes, hombres y mujeres de todas las edades, niños incluidos. Todo esto es un signo de que la fe cristiana sabe superar los límites nacionales y raciales.
    S. Teresita (cuya fiesta se celebra precisamente el 1 de octubre), en su Historia de un alma escribía: "Comprendí que la Iglesia tiene un corazón y que este corazón arde de amor; comprendí que sólo el amor hace que los miembros se muevan y que si el amor se hubiera extinguido los Apóstoles nunca hubieran anunciado el Evangelio y los mártires no hubieran derramado su sangre. Comprendí que el amor es todo y abraza todos los tiempos y todos los lugares, puesto que es eterno".

    Finalmente, el Santo Padre, dirigiéndose a todos los católicos de China, se hizo eco de esta llamada al amor: Quiero aseguraros una vez más que rezo cada día por vosotros. Que los Santos Mártires os consuelen y os sostengan para que, como ellos, podáis dar un testimonio valiente y generoso de vuestra fidelidad a Jesucristo y de auténtico amor por vuestro pueblo. Stefania Consoli

     

     

    Los mártires, salvación para los cristianos

    En el martirio cristiano continúa la victoria de Cristo sobre la muerte y sobre el pecado de los hombres. Los mártires de hoy traen la salvación de Cristo a los hombres de su generación. El mártir, nuevo Cordero de Dios, quita los pecados del mundo, actualiza la salvación. Cada pueblo, cada generación son salvados por sus mártires. Cada pueblo, cada generación puede y debe gloriarse de sus mártires porque éstos los salvan en la entrega en Cristo de sus vidas y en el perdón de los pecados. Orígenes, con verdad profunda, escribió: si no hay más mártires, dudo que se nos perdonen los pecados.
    Sacerdote anónimo

    "Vi una multitud inmensa, que nadie podía contar, de todas las naciones, razas, pueblos y lenguas. Todos estaban de pie ante el trono y delante del Cordero, envueltos en vestiduras blancas, con palmas en sus manos. (…) Éstos son los que vienen de la gran tribulación y lavaron sus vestiduras blanqueándolas con la sangre del Cordero". (Ap 7,9; 13)

     

     

    Santa Lucía, la pureza de la luz

    El 13 de diciembre es considerado tradicionalmente como el día más corto del año (solsticio de invierno), cuando la oscuridad vespertina sustituye velozmente a los luminosos rayos del sol. Ese día, la Iglesia celebra una santa que la tradición vincula a la presencia de la luz en la vida de los hombres (en Suecia las jovencitas se ponen una corona de velas encendidas para participar en la celebración de la amada Lucía). Miremos brevemente su vida para comprender el origen de esta tradición.

    Lucía nace y vive en Siracusa (antigua ciudad de Sicilia - Italia) en la época de las persecuciones cristianas. La madre de Lucía sufre flujos de sangre imparables (como la hemorroísa del Evangelio de Lucas), busca respuesta y curación en los médicos y en la ciencia, sin resultado. Pero no se desanima. Inspirándose justamente en el episodio evangélico, decide ir con su hija Lucía a Catania, a la tumba de S. Ágata, una joven mártir que había ofrecido su vida al Señor en defensa de su virginidad.

    Seguras de que Jesús continúa actuando en el mundo a través de sus santos que lo representan en esta tierra, madre e hija se pusieron a orar ante la tumba de la mártir. Su fe es premiada… S. Ágata se aparece a Lucía y le dice: "Lucía, hermana mía y virgen del Señor, ¿por qué me pides lo que tú misma puedes conceder? Tu fe ha sido un gran beneficio para tu madre que ya está curada. Y así como por mí la ciudad de Catania ha sido colmada de gracias, por ti la ciudad de Siracusa será preservada, porque nuestro Señor Jesucristo ha aceptado con gusto que hayas preservado intacta tu virginidad". La madre se cura, pero Lucía recibe una nueva luz en el corazón: comprender el poder de la virginidad, la belleza de ser esposa de Jesús virgen, Modelo de los vírgenes. No sólo lo comprende, sino que decide permanecer virgen aun sabiendo que su prometido no lo comprenderá. Como se lo esperaba, su novio no comparte su elección e intenta disuadirla de todas las maneras, pero no lo consigue. Convencido de haber perdido a Lucía para siempre, la denuncia como cristiana al procurador que, al conocer la historia intenta convencer a Lucía para que deshaga sus propósitos, y la lleva a una casa de prostitutas, para introducirla en los placeres de la carne. Como se resiste a ir sola, intentan llevarla por la fuerza, pero no consiguen ni siquiera moverla. El procurador no puede creerlo y prueba con maneras aún más forzadas: hace traer un par de bueyes, pero los pacientes animales no consiguen vencer la resistencia de esta delicada jovencita, cautivada por una fuerza mucho más fuerte. En este punto el procurador se encoleriza, manda preparar una pila de leña empapada de pez y resina y ordena que Lucía sea quemada viva. Lucía se vuelve a los presentes y dice: "Oraré a nuestro Señor Jesucristo, para que este fuego no me haga daño; así, yo que creo en la Cruz de Cristo, te demostraré que he implorado una prórroga a mi lucha, así haré ver a los creyentes en Cristo la virtud del martirio y a los no creyentes les quitaré la ceguera de su soberbia". Y así fue: Lucía sale indemne de las llamas y tampoco el aceite hirviendo que el enfurecido procónsul hace derramar sobre ella la desfiguran.

    Morirá decapitada, consumando las nupcias celestiales con Aquel que había conquistado su corazón de virgen y para el que se había mantenido virgen. Famosa en todo el mundo, amada por los pintores de todos los tiempos, es representada de muchas maneras; entre otras con una bandeja en la mano que contiene sus dos castos ojos. Es, en efecto, protectora de la vista; seguramente de la física pero, sobre todo, de la espiritual. Sí, porque ha sido dicho: "Bienaventurados los puros de corazón, porque ellos verán a Dios". Su virginidad le permitió ver a Dios ya en esta tierra y le ha sido dado contemplarlo ahora por toda la eternidad, desde donde nos invita e intercede por nosotros, para que donde está ella podamos estar un día también nosotros, gozando del Día que no conoce ocaso.

    Lino Frau

     

    *Manila - Cuanto más tiempo pasa, peor está la situación. La escalada de violencia denunciada por los obispos se ha intensificado en los tres últimos meses, hostigando a los civiles. "Gente inocente muere continuamente, muchas mujeres y niños, pero nadie habla de ello, ni siquiera los medios de comunicación social" afirma en un coloquio con Fides mons. Romulo Valles, obispo de Kidapawan, diócesis de Mindanao, situada en el centro del conflicto. "La situación está muy lejos de la normalidad. Violencia y muerte parecen muy cercanas, dispuestas a irrumpir en cualquier momento. ¡Me pregunto si llegamos a comprender verdaderamente el terror con el que viven los civiles de esta zona!" exclama mons. Valles.
    Entre tanto, en la cercana isla de Jolo, el gobierno, tras la ofensiva lanzada el 16 de septiembre, ha prohibido el acceso a los medios de comunicación y a los periodistas.

    *Indonesia/Molucas - La situación continúa siendo dramática en las Molucas donde se está realizando la limpieza étnica islámica contra la minoría cristiana, lejos de los ojos de los observadores internacionales.
    La agencia Fides trae un nuevo y dramático SOS de parte de la comunidad cristiana de Ambon: "El conflicto en las Molucas dura ya desde hace 20 meses y no acabará hasta el aniquilamiento definitivo de la presencia cristiana en la isla. Desde el año pasado se ha acabado con la vida del 75% de los cristianos de la isla. Los guerrilleros - continúa el comunicado - son ayudados por una parte de las fuerzas del orden. Tienen buen equipamiento militar y son mucho más numerosos que los cristianos. Los cristianos no tienen ni siquiera barcos para huir… Éstos no tendrán opción: o renegar de la fe o ser masacrados" escriben alarmados los líderes. "La comunidad cristiana pide una vez más al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y a la Comisión de la ONU para los Derechos Humanos que intervenga para traer la paz". Y las palabras resuenan atribuladas: "Ayudadnos, cada noche y cada día rezamos a Dios para que nuestra llamada toque los corazones de quien puede hacer algo para venir en nuestra ayuda. Una fuerza internacional es la única esperanza de vida, si queremos permanecer en nuestra tierra".

     

    ISRAEL: Las llamadas para que la Tierra Santa sea "tierra de paz"

    Tierra Santa debe ser la tierra de la paz y de la fraternidad. ¡Es lo que Dios quiere! afirmó Juan Pablo II en la llamada lanzada el lunes 2 de octubre al final de la audiencia a los peregrinos reunidos en Roma para las canonizaciones.
    El patriarca latino de Jerusalén, Michel Sabbah, en una carta a los fieles subraya que "el camino para calmar la situación es comprender que los Lugares Santos no pueden ser tocados ni estar sujetos a ninguna transacción: la Ciudad Santa debería ser la ciudad de la reconciliación, tras haber establecido en ella la justicia". Los Patriarcas y los Jefes de las Comunidades cristianas de Jerusalén, hicieron pública una declaración en la que reafirman la postura ya expresada: es necesario "asegurar la libertad de movimiento, acceso, culto y oración" así como es necesario "poner fin a las violaciones contra todos los lugares santos de Jerusalén".

     

    "Volved al fervor primitivo"
    La "Mujer" combate al "dragón"

    La Iglesia, hasta en sus más autorizados documentos del Concilio Vaticano II, no cesa de recordar a los creyentes que: "Toda la historia humana está invadida por una lucha tremenda contra el poder de las tinieblas; lucha que comenzó en el origen del mundo, y que está destinada a durar, como dice el Señor (Mt 24,13; 13,24-30 y 36-43), hasta el último día…metido en esta batalla, el hombre debe combatir sin descanso" (Gaudium et Spes, 37). También se afirma en este documento fundamental sobre la Iglesia, que "en efecto, los escritos del Antiguo Testamento…tal como se leen en la Iglesia y tal como se interpretan a la luz de una revelación ulterior y plena, evidencian poco a poco, de una forma cada vez más clara, la figura de la mujer Madre del Redentor. Bajo esta luz, aparece ya proféticamente bosquejada en la promesa de la victoria hecha a los primeros padres caídos en pecado (Gn 3,15) (Constitución dogmática "Lumen Gentium", 55)
    La Virgen, desde las primeras semanas al inicio de las apariciones, revela que el sentido espiritual profundo de su extraordinaria presencia en Medjugorje se sitúa en el cuadro de la gran lucha apocalíptica en acción, hoy más que nunca, entre la Luz del Amor de Dios y el poder de las tinieblas: "Se está desarrollando un gran combate entre mi Hijo y Satanás. Lo que está en juego son las almas de los hombres" (mens. 02.08.1981). Luego nos repite que se está desarrollando una lucha espiritual implacable entre Ella, la "Mujer vestida de sol" y "el dragón" que "se abalanza contra la mujer que ha dado a luz un Hijo varón" (Ap 12,13): "allá donde me manifiesto y conmigo, mi Hijo, enseguida llega Satanás" (Mens 28.01.1987).

    En efecto, Medjugorje no es un lugar de devociones piadosas, sino que es un espacio de gracia en el que hierve un gran combate sin tregua entre la estirpe de la mujer y la "serpiente antigua", que intenta incansablemente de "acecharle el calcañar" (Gn 3,15) y en la que es necesaria una elección radical por Dios y contra Satanás.
    La Virgen, en efecto, llama a sus hijos a unirse definitivamente a ella en este enfrentamiento decisivo entre los hijos de la luz y el poder de las tinieblas: "Por esto, queridos hijitos míos, orad y testimoniad con vuestra vida que sois míos, porque Satanás, en estos días turbios, quiere seducir al máximo de almas posible" (Mens. 25.04.1992). Por esto pide que renovemos, con una decisión más profunda e incondicional, la consagración al Corazón misericordioso de Jesús a través de su Corazón Inmaculado: "Invito a todos aquellos que me han dado el sí a renovar la consagración a mi Hijo Jesús, a Su Corazón y a mí, de manera que podamos usaros aún más eficazmente como instrumentos de paz en este mundo sin paz" (ibídem).

    María desenmascara resueltamente las sutiles tramas del enemigo. Así es como advierte a los miembros del grupo de oración constituido y guiado por ella: "Estad en guardia. Este periodo es peligroso para vosotros. El demonio quiere desviaros de vuestro camino. Los que se entregan a Dios serán atacados" (Mens. a Jelena 26.07.1983) y pocas semanas más tarde, repitió: "Satanás está rabioso con los que ayunan y se convierten" (15.08.1983). La Virgen también nos recuerda que el demonio intenta debilitar las almas, intentando arrancarles aquel gozo espiritual que brota de una plenitud de comunión con el misterio pascual de Cristo: "Estos días habéis gustado la dulzura de Dios, gracias a la renovación de la Parroquia. Satanás os ataca con violencia para arrancaros este gozo. Con la oración podréis desarmarlo totalmente y aseguraros la felicidad" (Mens. 24.01.1985)

    El "Príncipe de este mundo" no se limita a atacar individualmente a las almas, sino que se arroja con violencia rabiosa también contra las comunidades espirituales suscitadas o reavivadas por la presencia especial de la Reina de la Paz, allí donde, en la luz del misterio de la Iglesia, resplandece más visiblemente la gloria de la Santísima Trinidad. Por esto multiplica sus ataques también contra la Parroquia de Medj.: "Satanás mira insidiosamente a la Parroquia. No os durmáis en la oración" (Mens.17.01.1985). "Satanás está especialmente activo durante estos días en la Parroquia. Orad… para que cada ataque de Satanás se transforme en gloria de Dios" (Mens.07.02.1985)

    La ira del enemigo también acecha especialmente a la familia, "pequeña Iglesia doméstica", lugar en el que por excelencia nace y crece la comunión de amor y el precioso bien de la vida, donde brilla el sello del amor trinitario. María desvela los planes ocultos del adversario, asegurando su protección especial a quien se estrecha a su Corazón Inmaculado con una oración ardiente: "Satanás quiere crear desórdenes en vuestros corazones y en vuestras familias. Hijitos, no cedáis. No debéis permitir que él os dirija ni dirija vuestras vidas. Yo os amo e intercedo por vosotros cerca de Dios. Hijitos, ¡orad! (Mens.25.01.1994).

    La Virgen indica también algunos signos inequívocamente reveladores de la presencia activa del Enemigo: "Cualquier turbación viene de Satanás (Jelena.15.08.1983)"."Satanás está enfurecido con vosotros, busca ante todo precipitaros en la confusión" y pone a sus hijos en guardia de ciertas cerrazones del corazón que facilitan particularmente la obra disgregadora de Satanás: "…no permitáis que Satanás actúe en vuestras vidas con malentendidos, incomprensiones y falta de acogida de unos por parte de otros" (Mens.25.01.1990)
    Frente a la obra devastadora que el Enemigo va dilatando sin medida en las almas, María lanza casi un grito agudo de sufrimiento materno, que parece elevarse del abismo de amor de su Corazón herido, destinado a rasgar el velo de entumecimiento espiritual que se ha apoderado del corazón de muchos de los que han sido llamados en su gran plan de salvación: "Os invito a todos de una manera especial a la oración y a la renuncia, porque ahora como nunca antes, Satanás quiere mostrar al mundo su rostro infame con el que arrastrar al mayor número de gente posible por el camino de la muerte y del pecado. Por esto, queridos hijos, ayudad a mi Corazón Inmaculado a triunfar en un mundo de pecado". (Mens.25.09.1991)

    Giuseppe Ferraro

     

    Exorcismo y discernimiento

    Don Gabriele Amorth, el conocido exorcista del Vaticano nos habló, en una conferencia, de una cuestión muy importante para la vida de los cristianos, sobre todo en este tiempo en el que luz y tinieblas se contraponen de forma evidente. El tema tratado, "Exorcismo y discernimiento", puede sintetizarse en tres puntos.

    1. La existencia del demonio. Ante todo hay que encuadrar el problema de la existencia del demonio, cuestionada por un buen número de teólogos racionalistas, los cuales querrían interpretar a Satanás sólo como un mito o un símbolo del mal en general. A estos estudiosos les recordamos la enseñanza del Catecismo de la Iglesia Católica: "cuando al final del "Padre nuestro" se dice "líbranos del mal", por "mal" se entiende la persona del Maligno, no el mal en general" (CIC n.2851).

    El Papa Pablo VI dijo respecto del diablo: Satanás es un agente perverso y pervertidor…no es sólo un demonio, sino una temible pluralidad. Por tanto, Satanás es persona, más bien, es una pluralidad de personas; comprende todos aquellos ángeles que, habiéndose negado a obedecer a Dios, se convirtieron en demonios, es decir, rebeldes y malditos. Como base de esta doctrina de la Iglesia, es oportuno buscar en la Biblia esos fragmentos donde aflora que la existencia de Satanás está claramente revelada en la Escritura; además, puede comprenderse que hablar del demonio significa hablar indirectamente de Cristo, porque la Biblia afirma que Jesús es el Salvador en cuanto que vino a liberarnos del poder del Maligno. "Satanás es libre, inteligente y con espíritu de iniciativa".

    2. La acción del diablo. Su actividad principal, que podemos definir como ordinaria, consiste en tentar al hombre para que haga el mal, buscando alejarlo de Dios. Por esto, no es suficiente "creer en Dios" - como de hecho cree el 90% de los italianos - sino que hay que cumplir la voluntad de Dios. "En mis 45.000 exorcismos - explica irónico don Amorth - no he encontrado nunca un diablo que no crea en Dios. Creer no sirve para nada; lo que hay que hace falta es cumplir con lo que Jesús nos pide" (cf. St 2, 14-20; Mt 7,21).
    A esta acción tentadora del demonio estamos todos sometidos, y durante toda la vida, como también lo estuvieron Jesús y María; por esto, hay que vigilar, evitar las ocasiones de pecado y, sobre todo, orar, porque solos perdemos la lucha contra Satanás, mientras que unidos con Cristo en la oración la vencemos.
    Luego hay una actividad extraordinaria del demonio, que consiste en procurar molestias particulares, excepcionales; esto ocurre a veces por culpa nuestra, pero a veces también ocurre por culpa de otros. Podemos clasificar estos males en 4 categorías, aunque aún no existe entre los exorcistas un lenguaje común para describir los fenómenos demoniacos.

    * posesión: el diablo entra en el cuerpo humano y se manifiesta con gestos y palabras. En ese caso ha de quedar bien claro que Satanás no puede nunca apoderarse del alma.

    *vejación: el demonio ataca a una persona con sufrimientos y maleficios, actuando en el plano de la salud, de los afectos o del trabajo. Es un caso muy difícil de discernir porque a menudo estos males vienen de Satanás pero de un modo indirecto, no evidente, hasta el punto de parecer fenómenos naturales. Por tanto, las personas afectadas, a menudo incomprendidas por sacerdotes y obispos que a veces saben poco de estas cosas, buscan ayuda en brujos; y los problemas luego se complican, porque la eficacia de la magia viene del reino de las tinieblas.
    Es una ilusión estúpida pensar que la magia blanca, ésa que se realiza teóricamente "con un buen fin" pueda utilizar el poder del Maligno para traer beneficios y eliminar el mal. La magia siempre es negra y maléfica, incluso cuando se presenta como "buena".

    * obsesión: se trata de perturbaciones que tiene el hombre, que afectan a su serenidad interior, su equilibrio psico-emotivo. Satanás ataca causando turbación, angustia y tormentos íntimos.

    * infestación: son aquellos maleficios que afectan a las cosas y a los animales. El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que se pueden exorcizar también las cosas (CIC n.1673), y en efecto, es necesario a veces exorcizar casas o lugares.

    Todos estos males particulares, que sin embargo no tienen nunca poder sobre el alma, se reciben por 4 motivos:

    • por libre iniciativa del demonio. Dios, en virtud de la libertad concedida a las criaturas, tolera que Satanás obre el mal, aunque el mal no sea la voluntad de Dios. Esto no es tanto un permiso de Dios al mal, como una no-intervención inmediata suya. Los motivos de esta voluntad divina en parte se nos escapan; pero sabemos que Dios tiene el poder de transformar el mal en bien. Muchos santos han sido atacados por posesiones, vejaciones, obsesiones, y se han santificado a través de estas pruebas: Padre Pío, el Cura de Ars, S. Gema… No olvidemos pues el valor de la cruz. Los males satánicos, ofrecidos en sacrificio a Dios, tienen un poder de redención enorme.
    • por frecuentar lugares peligrosos: magos, astrólogos, grupos satánicos, sesiones espiritistas.
    • persistencia en pecado grave. Con el paso del tiempo, nos "endurecemos" en el pecado y el mal enraíza profundamente en nosotros.
    • maleficios: es la causa más común, abarca el 90% de los casos, y no depende del que recibe los males. "Maleficio" significa un mal hecho con la ayuda del demonio. ¿Quién puede realizarlo? No todos, sino sólo los brujos que están realmente en contacto con el diablo. Hay varias formas de maleficio: hechizo, atadura, mal de ojo… El culpable de estos males es quien ordena el maleficio y quien lo hace.

    3. La autoridad que Cristo ha dado a la Iglesia para que expulse a Satanás. Jesús dio este poder, primero a los Doce, y luego a los 72 discípulos; finalmente, lo extendió a todos los creyentes: "éstos son los signos que acompañarán a los que creen: en mi nombre arrojarán los demonios" (Mc 16,17). Hoy, sin embargo, el exorcismo sólo puede hacerlo un sacerdote autorizado por su Obispo, y con el permiso del Obispo del lugar. De todas formas, todos los fieles pueden recitar las oraciones de liberación, para ellos y para otros, sin necesidad de autorización del Obispo, que puede como máximo prohibir la forma pública o el lugar donde estas oraciones se realicen.
    El objetivo de estas oraciones es el mismo del exorcismo, o sea, expulsar a Satanás; pero mientras que el exorcismo es la oración oficial y pública hecha en nombre de la Iglesia - y por esto es por sí misma más eficaz - la oración de liberación es siempre una oración privada, la cual, en algunas casos puede dar también grandes resultados. En la época de S. Catalina, de hecho, ocurrió que se le llevaban a ella los casos de posesiones más difíciles: Catalina, que no era sacerdote pero era santa, conseguía liberarlos. Así también S. Francisco, S. Leopoldo Mandic y tantos otros santos, que sin ser exorcistas, liberaron a muchos endemoniados. En líneas generales, el poder de expulsar los demonios depende de la fe y de la oración. Massimiliano Curletti

     

    "Creo que el 99 por ciento de los obispos no cree ya en la acción extraordinaria del demonio".

    Así responde don Amorth a un periodista de 30 días sobre el satanismo:
    P. ¿Y la Iglesia, ante la difusión de este fenómeno (el satanismo), qué hace?

    R. ¡Está completamente ausente! Hace trescientos años que se dejó de hacer exorcismos en la Iglesia latina (no ocurre lo mismo en las Iglesias ortodoxas y en algunas confesiones protestantes). Y por esto sacerdotes y obispos, al no haber visto nunca exorcismos, al no hablar nunca de ellos, al eliminar de la fe católica la presencia personal del diablo, tal como se enseña en los seminarios, ya no creen que exista. Creo que el 99 por ciento de los obispos ya no cree en la acción extraordinaria del demonio.
    Basta con ver el nuevo ritual de exorcismos preparado por la Santa Sede: ha sido realizado por personas completamente incompetentes, y que tienen miedo de los exorcismos. "Si no se tiene la certeza de la presencia de Satanás no deben hacerse exorcismos", dice el nuevo ritual. Pero esto es absurdo: Satanás se esconde, se camufla de todas las maneras. El viejo ritual romano enseñaba la prudencia, para no confundir males psíquicos con infestaciones diabólicas, pero enseñaba también los trucos que usa el demonio para camuflar su presencia.
    Y diré más: el nuevo ritual prohibe hacer exorcismos en caso de maleficio: pero estos casos de maleficio representan el 90 por ciento de todos los casos de infestación diabólica. Según el nuevo ritual, pues, ¡nunca habría que hacer exorcismos!
    Son increíbles estas reformas litúrgicas que parten del presupuesto que la Iglesia se ha equivocado durante siglos. Sí, Satanás está en todas partes. ¡Y puede trabajar sin molestias, porque quien menos le estorba son los sacerdotes!

     

    "Yo estoy con vosotros…"

    La presencia de María en la vida del cristiano tiene una gran importancia, especialmente en la vida de los consagrados. Ella se introduce en la vida sencilla, familiar, con una sorprendente facilidad. No escuchamos palabras, no aprendemos gestos, sino sólo un tranquilo, digno "estar" en casa, cumpliendo el más humilde de los trabajos, con un corazón presto a cualquier encargo, con una atención tierna a quien está alrededor suyo… Quien vive la presencia de María acoge con amor cada pensamiento, cada petición, cada deseo de cualquier corazón. Delicada, se "impone" con su actitud altamente espiritual, y dicta en silencio el camino y la práctica de cualquier virtud. Lo "Invisible" y lo visible "alternan" en su corazón de mujer llamada a cumplir una misión que la supera y la trasciende. Sólo Ella la conoce… pero ¿en toda su profundidad? No le preocupa: la voluntad de Dios está por encima de cualquier otro pensamiento y preocupación. Repite, con incesante y creciente amor de servicio: "He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra…"

    Mirar a María, "estudiar" a María es, verdaderamente, "sabiduría", para quien intenta superar todos los obstáculos que se interponen en el camino espiritual de un alma… incluso consagrada. María aprendió en carne propia y compartió en todo el camino de la humanidad: bien y mal; trabajos, preocupaciones y contrastes; pruebas de todo tipo. (…)

    María es siempre "actual" para el camino de fe y de santidad. María, intérprete del Magnificat, es una luz clara para todos, pero aún más para los consagrados".

    ( de los escritos de: Carmelo S. Anna - Carpineto)

     

     

    NOTICIAS DE LA TIERRA BENDITA

    María nos acompaña bajo la Cruz

    El 8 de septiembre se celebró solemnemente la fiesta de la Natividad de la Virgen María. La S. Misa fue presidida por el nuevo párroco de Medj. Ivan Sesar, junto a otros 70 sacerdotes.
    También este año la solemnidad de la exaltación de la Santa Cruz se celebró el primer domingo después de la fiesta de la Natividad de María Virgen, el 10 de septiembre, en el monte Krizevac. Como todos los años, el río de peregrinos llegó a Medj. ya durante la noche. Muchos de ellos recorrieron a pie centenares de kilómetros.

    Pero no todos conocen la historia del Krizevac y de su cruz… A cerca de un kilómetro de la iglesia de Medj. se alza el monte Krizevac. En su cima (520m.s.n.m) el párroco de la época y sus parroquianos elevaron en 1934 una cruz de cemento de 8.56m. Sobre la cruz están inscritas las palabras: "A Jesucristo, Redentor de la humanidad, en señal de fe, amor y esperanza, en recuerdo del 1900 aniversario de la pasión de Jesús". Luego se instauró la costumbre de celebrar la Santa Misa a sus pies el primer domingo después de la natividad de María Virgen, en recuerdo de la exaltación de la cruz.

    El Krizevac no atrae tantos peregrinos por sus bellezas naturales, ni por la importancia de la cruz que aquí se eleva, sino porque los hombres han comprendido que el camino que lleva a la paz pasa por la cruz. De hecho, muchas personas, precisamente en este monte, han encontrado la paz y el camino que lleva a Dios. A lo largo del camino difícil que lleva al monte Krizevac fueron colocados 16 relieves en bronce sobre los cuales está la imagen de la Virgen. Es un mensaje dirigido a todos: la Virgen acompaña a Jesús y a nosotros a lo largo del via crucis de la vida.

    El P. Slavko, misionero en Inglaterra

    Convertido en Medj. del judaísmo, Bernard Ellis sintió la necesidad y propuso a los peregrinos ingleses un encuentro anual de oración. La idea fue aceptada y desde 1990, cada año, se organiza un encuentro de oración el último lunes de agosto. A su vuelta de Inglaterra, el P. Slavko explicó sus impresiones: "Nuestra reunión fue cerca de Walsingham - el santuario mariano más antiguo de Inglaterra. Numerosas personas participaron en este décimo encuentro de oración, que comenzó con el Rosario, y luego continuó con la S. Misa, la adoración y la oración por las sanaciones, siguiendo el estilo de Medj.
    El 26 de agosto tuvo lugar el encuentro en la parroquia de Sta. Margarita, donde el párroco organizó adoraciones diarias desde las 10 de la mañana hasta las 22. Esperamos que cada vez más personas estén dispuestas a dar una hora a Jesús y a estar con Él en la adoración.
    Además del encuentro de oración anual de todos los peregrinos de Medj., se organizó también el encuentro juvenil Youth 2000, en el que participaron 1500 jóvenes procedentes de toda Inglaterra y de Escocia. La tarde del domingo 27 de agosto la pasé con ellos, para reflexionar sobre el mismo tema del festival de Medj. y del encuentro de Roma: "El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros".
    Sólo podemos estar agradecidos a María Reina de la Paz por todos los hijos que ha reunido en torno suyo y que continúan generosa y totalmente su programa de oración."

    ** Del 15 al 18 de septiembre el p. Slavko tuvo algunos encuentros de oración en Bélgica y en Alemania. El 16 de septiembre tuvo lugar el acostumbrado encuentro cerca del santuario nacional de Beauraing, donde la Virgen se apareció al principio de los años 30, invitando de manera especial a la oración por la conversión de los pecadores. Siguieron las "Jornadas marianas" en Fulda, donde reinaba una atmósfera de oración muy intensa. Estos encuentros demuestran que el espíritu de oración de Medj. ha contagiado a muchas personas en esta zona del mundo; ello lleva consigo los frutos de la conversión y predispone a los fieles a buscar a Jesús junto con María, entrando así con seguridad en el nuevo milenio.

    ** Los representantes de cerca de 20 países de América Latina se dieron cita en Medj. del 20 al 26 de septiembre con ocasión del XII encuentro internacional de los centros de la paz. El tema era: "Celebremos con María el gran Jubileo". Estos centros han surgido en América Latina como lugares de recogimiento de todos los que han comprendido la importancia de la llamada de María en Medj. Su actividad consiste sobre todo en la difusión de los mensajes y en la organización de grupos de oración y peregrinaciones.
    Ha surgido especialmente la exigencia de un crecimiento espiritual individual en la vivencia de los mensajes de la Virgen, como por ejemplo la necesidad de difundir los mensajes a los demás y de constituir y guiar grupos de oración. Esto es un aliento y un buen ejemplo para todos sobre cómo se puede trabajar juntos para difundir el mensaje de paz.

    * Según las últimas disposiciones en materia de visados y pasaportes, es posible entrar en Bosnia y Herzegovina, y luego venir a Medj., sólo si se va provisto de pasaporte. El carnet de identidad no es suficiente, a excepción de los habitantes procedentes de la República de Croacia. (Press Bulletin)

     

    * En una conferencia en Medj. Marija nos refirió algunas palabras de la Santísima Virgen poco conocidas, pero muy importantes: "Muchos vienen aquí para pedir la sanación física, pero algunos de éstos viven en pecado. Éstos no comprenden que tienen que buscar ante todo la salud del alma, que es la más importante, y purificarse. Éstos deberían, en primer lugar, confesarse y renunciar al pecado".
    Marija precisó que Dios habría concedido muchas más sanaciones si se hiciesen las cosas en el orden adecuado, que es:

    1º: confesarse y renunciar sinceramente al pecado
    2º: implorar la sanación

    Aquí en Medj., donde se realizan profundas reconciliaciones con Dios, se puede constatar cuánto es verdadero este mensaje: muchas enfermedades desaparecen cuando se ha recuperado la salud del alma.

    * El 3 de septiembre celebramos el 35 cumpleaños de Vicka, que irradiaba una alegría increíble. De hecho, el día de su cumpleaños, la Virgen abraza y besa a los videntes: "Es una experiencia que no se puede describir" nos dijo Vicka. Es significativo que a la Virgen le guste tanto festejar los cumpleaños. Ese día, de una manera especial, Ella agradece a Dios haber creado aquella persona y más que nunca, expresa su admiración por la belleza y la grandeza del don de la vida.

    (del diario de sor Emmanuel)

     

     

     

    LOS LECTORES ESCRIBEN

    Donatella de Niza de Sicilia: "He conocido vuestra publicación mensual Eco de María Reina de la Paz". Lo he leído con mucho interés porque cada artículo emana verdad profunda y mucha dulzura, especialmente la carta de don Angelo."

    P. Carlo de Buenos Aires: "A través del Eco soy informado de los mensajes de la Virgen y de todos los acontecimientos de Medjugorje. Es una riqueza extraordinaria que me llega cada dos meses. Os lo agradezco muchísimo. Imagino que el nacimiento para el cielo de don Angelo habrá dejado un gran vacío… pero estoy seguro de que intercede por todos vosotros y por los lectores del Eco. Que él os bendiga y os proteja desde el cielo, con nuestra queridísima madre María, Jesús, el Padre y todos los santos."

    Tres lectores de Albania: "Hemos seguido con temblor en el corazón los últimos pasos de don Angelo en la vida terrena. ¡Qué fuerza de ánimo! ¡No era difícil descubrir quién le daba tanta fuerza! Él era un "guerrero de amor" predilecto de nuestra Madre Celeste." (Teresa)
    "Hemos rezado por él (pero ahora él reza por nosotros). Al mismo tiempo, como el común de los mortales, teníamos "miedo" de que con la desaparición de don Angelo vinieran para el Eco días difíciles, teniendo en cuenta que nuestro querido periódico no trata nada con superficialidad… ¡un periódico que podría haberlo escrito el mismo Papa!" (Gjoni D.)
    "Ahora estamos seguros, el Eco de María, por voluntad de nuestra Madre, continuará… Aunque muchas veces pasamos el pequeño periódico de una casa a otra, de momento no pedimos otras copias (hacemos también fotocopias), sólo para no aumentar los gastos del único Eco que recibimos gratuitamente. Gracias de parte del pobre pueblo albanés a la redacción del eco y a sus benefactores." (Matia P.)

    Antonio de Reggello (FI): "Un recuerdo muy cariñoso y oración al querido don Angelo que desde el Paraíso sigue vuestro trabajo y mi pequeña labor de distribución de su bella publicación. He apartado en un cajón las tres cartas que me escribió y las guardo como un querido recuerdo."

    P. Remo de Mozambique: Queridísimos, hace mucho tiempo que sigo y leo con placer el Eco de María. Estoy muy feliz de seguir las bellas novedades que publicáis. Visité Medj. hace tres años durante mis vacaciones… Quedé muy contento y sorprendido de ver tanta devoción. Soy misionero en Mozambique desde hace 35 años y aquí en mi misión la Virgen es muy venerada. Cada vez que visito alguna comunidad cristiana, distribuyo muchísimos Rosarios."

    Sor Diletta de Mocaiana (PG) - Gracias por la fidelidad en el envío del Eco de María a lo largo de estos años, y sobre todo por su riqueza espiritual fruto de la Virgen y de la entrega de cada uno de vosotros. Continúo rezando con todos vosotros por todas las intenciones de la Virgen, por todos los corazones.

    Roberto - Conocí hace poco vuestra maravillosa publicación. Estoy más convencido que nunca que es un gran instrumento en las manos del Señor para llegar a las almas… Rezaré siempre por esta misión que lleváis adelante, aun con dificultades y pruebas, de forma admirable.

    Eco en Internet: www.eclipse.it/medjugorje
    E-mail Abonos: ecodimaria@mclink.it

     

     

    Jesús nace…¡en el pesebre!

    "Era el día de Navidad de 1223 cuando Francisco de Asís realizó un íntimo deseo suyo: "representar el Niño nacido en Belén es de alguna manera ver con los ojos del cuerpo las incomodidades por las que pasó por no tener lo necesario para un recién nacido, cómo fue acomodado en un pesebre y cómo yacía sobre el heno entre el buey y el asno". (Fuentes Franciscanas - 468)
    Nacido por voluntad de S. Francisco, el pesebre ha entrado a formar parte de nuestra vida de manera natural, como todas las cosas sencillas, las cosas que "hacen hogar", las que tienen el sabor de lo antiguo y que nos llevan a las pequeñas "magias" de la infancia, a las cálidas atmósferas familiares.
    Lo miramos admirados y luego, improvisadamente, descubrimos que nuestras dimensiones reales se desvanecen y, casi como por encanto, nos encontramos insertos en aquel pequeño mundo hecho con cartón, pega, yeso y vidrio… pero también de piedras, de musgo, de madera… En aquel mundo en el que artificio y realidad se tocan y se funden, donde la naturaleza y las invenciones humanas se unen para formar nuevas armonías. Un poco como en aquel tiempo en el que la naturaleza divina entró en la humana para devolverle la dignidad y el valor, para renovar la antigua alianza.
    Ya no espectadores externos, pues, sino dentro de la escena: actores, intérpretes y protagonistas, llamados a participar en el acontecimiento de Belén de manera única y original, cada uno según su propia manera de ser.
    La fantasía, el arte, la habilidad artesanal se ponen así al servicio del alma: un gran don para todos los que desean, como Francisco, "mirar a Jesús con los ojos del cuerpo".

    Stefania Consoli

     

    Recientemente, la Sra Italia De Lazzari, una de las primeras distribuidoras del Eco en la zona de Roncade (Tv), se ha unido a los santos del cielo. Le agradecemos el servicio de amor que ha ofrecido a los hermanos en nombre de María, Reina de la Paz, y junto con todos los lectores nos unimos en una cadena de oración para que su gozo en el cielo sea pleno.

     

    * El Eco de María es gratuito y vive sólo de donaciones, que se pueden enviar al nuevo número de c.c.p. 14124226, o mediante un cheque a nombre de Eco di Maria, cuenta corriente nº 68068/0: Banca Agricola Mantovana, Ag.4, Frassino, Mantova, coordenadas CAB 11504, ABI 5024. ¡Gracias a tu contribución el Eco podrá continuar su misión en el mundo!

    La espera del Señor que viene y no tarda vivifique el deseo de oración.

    Una alegría humilde y profunda y la sencillez en las relaciones entre los creyentes serán signos que nos confirman en el camino.

    Agradecemos a los que en el silencio y a menudo con sacrificio contribuyen a la redacción, realización y envío del Eco.

    Que Dios nos bendiga

    Don Alberto

    Villanova M., 1 de noviembre de 2000

     


     

    PC version: Esta página | Medjugorje | Apariciones  | Mensanjes  | Artículos  | Galería[EN]  | Medjugorje Videos[EN]