Lengua 

Actualizaciónes  | Medjugorje  | Mensajes  | Artículos y Noticias  | Videos[EN]  | Galería[EN] | Mapa del Sitio  | Sobre[EN]  | Libro de Visitas

www.medjugorje.ws » Text version » Eco de Maria Reina de la Paz » Eco de Maria Reina de la Paz 124 (Noviembre-Diciembre 1995)

Eco de Maria Reina de la Paz 124 (Noviembre-Diciembre 1995)

Read the document in non-text browser version.
Other languages: English, Deutsch, Español, Français, Italiano
Download (60.4 KB )
background image
Mensaje de Marìa del 25 de Octubre1995:
“¡Queridos hijos! Hoy os invito a entrar
en la naturaleza porque en ella encontraréis
a Dios Creador. Hijitos, hoy os invito a dar
gracias a Dios por todo lo que os dà.
Agradeciéndole descubriréis el Altìsimo y
todos los bienes que os rodean.
Hijitos, Dios es grande y su amor por
cada criatura es grande; por lo tanto, rezad
para poder comprender el amor y la bondad
de Dios. En la bondad y en el amor de Dios
Creador también estoy yo con vosotros como
un don. Gracias por haber respondido a mi
llamada”.
Un gracias por los dones de Dios
que nos descubren Su amor.
Antes que nada Marìa nos invita a ir a la
naturaleza, que es el libro abierto de Dios, en
este pasaje de estaciòn que se reviste de los
màs variados y estupendos colores. Es màs,
nos invita a entrar en la naturaleza para leer
en ella las maravillas de Dios: “Doquiera la
mirada fijo - inmenso Dios te veo - en tus obras
te admiro - te reconozco en mì”
(Metastasio);
por lo tanto nos invita a purificarnos de todo lo
que no ha salido de las manos del Creador sino
que ha sido depositado en nosotros por el
hombre del pecado.
Octubre es también el mes de las cosechas,
señalado en Israel como la fiesta de las Tien–
das o de la cosecha
(Lv 23,39-43), en la cuàl
Dios invitaba a su pueblo a pasar una semana
al aire libre en los campos bajo las tiendas,
para gustar los dones y recordar el camino de
40 años en el desierto, sìmbolo del precario
peregrinar de nuestra vida al encuentro con
Dios. Después, toda la Palabra de Dios nos
ayuda a alabar y a dar gracias a Dios, que se
manifiesta en la creaciòn: ¡Oh Yahveh, Señor
nuestro, qué glorioso tu nombre por toda la
tierra!
(Sal 8; ver también Salmos 64, 103,
148 y Càntico di Dn 3).
Con los dos ùltimos mensajes, coligados
entre ellos, Marìa quiere enseñarnos a dorar a
Dios ya sea en la la Eucaristìa (Enamoràos del
Sacramento del Altar,
25 de Septiembre) que
en la naturaleza (25 de Octubre). Tenemos
dificultad en contemplar a Dios en la naturaleza
porque nuestros ojos estàn llenos de la idolatrìa
de la carne y de las obras del hombre, o de los
productos enajenantes de nuestra civilizaciòn.
El descubrir a Dios es tìpico de los corazones
simples y puros, que saben rezar, es decir,
unirse a Dios. Solo El nos puede abrir los ojos
para ver; en caso contrario se podrìa ser
estudiosos de la naturaleza y entender todos
sus secretos sin comprender el “por qué”, es
decir, el amor que està abajo, amor con el cuàl
Dios nos quiere hablar, a nosotros ciegos,
sordos y mudos. Igualmente solo los puros de
corazòn encontraràn en la Eucaristìa a Jesùs
amigo y la propia felicidad, para asì volverse
testigos de Su Amor
.
¿Por qué la Virgen nos habla en estos
términos? Porque nos vé difìciles y sofistica–
dos, y quiere que regresemos a la simplicidad
de la naturaleza. Y no quiere que nos quedemos
horas y horas delante del televisor o con un
diario en las manos, o a enmohecernos en la
casa con divertimientos o juegos sedentarios,
sino que salgamos para meditar las maravillas
de la naturaleza, para regresar a ser nosotros
Sola, has destruìdo las erejìas en todo el mundo
mismos. Pero sobretodo quiere llevarnos a
dar gracias a Dios por todo lo que nos dà.
Rodeados por un montòn de dones tan
evidentes, afuera y adentro de nosotros, deberìa
salir continuamente de nuestro corazòn un
gracias sin fin; en cambio a menudo sale solo
una lamentaciòn porque “me falta esto, me
falta aquello” y por lo tanto el continuo “quiero,
dame”. Sì, el gracias es la primera palabra que
tiene que decir el hombre inteligente. Y Jesùs
viene a la tierra para decir gracias por nosotros
en la Eucaristìa - rendiciòn de gracias. Ademàs
el gracias continuo se vuelve siempre màs
admiraciòn consciente y amorosa por el don,
y por lo tanto aleja el corazòn de la transgresiòn
y lo llena de deseo de colaborar con la obra de
Dios, pisoteando todo egoìsmo.
Agradeciéndole descubriréis al Altìsi–
mo y a todos los bienes que os rodean.
Primero el gracias, después el descubrimiento
de ¡cuanto es grande Dios y grande Su amor
por toda criatura!
¿No deberìa ser lo contra-
rio? ¿Primero el descubrimiento y después el
gracias? No, solo rezando, es decir deteniéndo–
nos en nuestra carrera insen–sata hacia las
cosas que pasan, nos damos cuenta del Infinito
que nos està por encima, el Dios que me escruta
y conoce... me aprieta por detràs y por delante
y tiene puesta sobre mì su mano, para hacerme
vivir
(Sal 138).
Por lo tanto es verdad, hijitos, que tenéis
que orar para poder comprender el amor y
la bondad de Dios.
Asì seréis también curados
del ateìsmo que genera en vosotros la soledad,
el rencor hacia el hombre y todo lo que se vé
negativo, y en fin la desesperaciòn. El amor de
Dios, descubierto y vivido, genera en nosotros
alegrìa y optimismo.
Entre los dones del amor de Dios,
descubiertos en la oraciòn estoy también yo
como don para vosotros
, añade al final Marìa,
presentàndose por lo que es, para que sepamos
aprovechar con urgencia de esta ulterior prueba
de amor de Dios, por todo el tiempo que nos
la deja. don Angelo
Mensaje dado a Marija P. el 25.11.95:
Queridos hijos, hoy os invito, a cada uno
de vosotros, a comenzar de nuevo a amar:
primero a Dios, que ha salvado y redimido a
cada uno de vosotros, y después a los
hermanos y hermanas que estàn cerca. Sin
amor, hijitos, no podéis crecer en la santidad
y no podéis hacer buenas obras.
Por lo tanto, hijitos, rezad, rezad sin
intermisiòn, para que Dios os revele su amor.
Yo os he invitado a todos a uniros a Mì y a
amar. También hoy estoy con vosotros y os
invito a descubrir el amor en vuestros
corazones y en vuestras familias. Para que
Dios pueda vivir en vuestros corazones tenéis
que amar. Gracias por haber respondido a
mi llamada.
Este mensaje nos hace contemplar
anticipadamente la Navidad para poder ser
renovados en la via de la santidad a imagen de
la Inmaculada. La santidad consiste en amar a
Dios
y, concretamente, a los hermanos y
hermanas que estàn cerca. Pero este amor no es
tan facil y nunca es adquirido: debemos volver
de nuevo a rezar, rezar sin intermisiòn, para
que Dios nos revele su amor y asì podamos
amar como El ama.
Efectivamente, el amor de que se habla
aquì no es aquel amor humano, como ha dicho
a menudo en sus mensajes, sino el amor divino,
que ha sido derramado en nuestros corazones
por el Espìritu Santo
(Rm 5,5), que nos hace
crecer en la santidad, perfectos
(Col 1,28);
hechura suya somos: creados en Cristo Jesùs,
en orden a las buenas obras que de antemano
dispuso Dios que practicàramos
(Ef 2,10). La
Virgen quiere que nos sea revelado este amor
tan grande, para que nos hagamos partìcipes
como Ella. Después Ella nos recuerda los
motivos por los cuales debemos vivir el
mandamiento màs grande, es decir amar a Dios
y a los hermanos, es màs, amarnos como El nos
ha amado
(Jn 13,14). Debemos amar a Dios
por lo que El ha hecho por nosotros como
Salvador, mandàndo–nos a Su Hijo en la carne:
no para todos en general sino para cada uno
de nosotros
- sub–raya -: cuando se manifestò
la bondad de Dios nuestro Salvador y su amor
a los hombres, nos salvò segùn su misericordia
(Tt 3,4); nos librò del poder de las tinieblas
que nos paralizaba y nos hacìa impotentes para
hacer el bien, y nos trasladò al Reino del
amor
(Col 1,13). Redimidos asì estamos en
grado de amar también a los hermanos.
Después vienen los acentos màs tiernos y
pràcticos, para ayudarnos a cumplir con lo ya
dicho. Quiere que nos unamos a Ella, como la
mamà hace con su niño, para que amemos con
Ella y como Ella es capaz. Quiere hacernos
descubrir la capacidad de amar: a) que està
en nuestros corazones
mediante el Bautismo,
con el cuàl hemos recibido la fé y la esperanza
(que pasaràn) y la caridad (que nunca tendrà
fin);
b) capacidad que también està en nuestra
familia
, porque ha sido santificada por el sa-
cramento, y por lo tanto tiene la fuerza de amar
y de desarrollar el amor divino siempre vivo y
que puede siempre resurgir, mientras que aquel
puramente humano està sujeto a la corrupciòn.
Debéis amar; esta vez no dice solo: deseo,
porque quiere convencernos de que sin amor
no se puede vivir, ni realizar nada: Quién no
ama permanece en la muerte
(1Jn 3,14). Pero
si “debemos” quiere decir que podemos.
¿Como? Rezad sin intermisiòn conmigo.
¡Feliz Navidad asì! don Angelo
Eco 125 se publicarà en Febrero
ECO di MARIA
Regina della Pace
124
Diciembre 95 - Enero 96 - Mes de la Inmaculada - Eco de Maria, C.P. 149 - 46100 Mantova, (Italia)
A.12 - N. 1 - Exp. Sub. Postal - Autor. Tribun. Mantova 13: 8.11.86-Fax 0376/245075, ccp 10799468
background image
El Papa en la ONU: construyamos
un mundo futuro que sea
como una familia de pueblos
El Papa regresò por la cuarta vez a los
Estados Unidos y por segunda vez a la ONU
después de 16 años: años en los cuales muchas
veces el magisterio de la Iglesia ha chocado
frontalmente con las Naciones Unidas: los
ùltimos casos, muy conocidos, son las dos
Conferencias del Cairo y de Pekìn, y la manera
de administrar la guerra en los Balcanes. Pero
a pesar de esto el Papa, presentàndose “como
testigo de la dignidad del hombre”, quiso
reconocer todavìa la tarea fundamental de esta
instituciòn, es decir de “ser un centro de
armonizaciòn, que sea garantìa de paz, tutele
los derechos humanos de cada uno y de los
pueblos, que ayude a los hombres a edificar un
mundo en el cuàl las varias naciones se sientan
como una familia”.
Esta es la novedad ofrecida por el Papa a la
ONU. Ademàs de la Constituciòn de los
derechos del hombre él propone ahora que se
llegue a la Constituciòn “de los derechos de los
pueblos a existir segùn el propio idioma, cul-
tura y tradiciones, en espìritu de respetosa
convivencia y concreta solidaridad”. Esto
porque somos espectadores de dos fenòmenos:
por una parte el emerger de nuevo de
parcialidades que son sìntoma de una necesidad
de identidad y de sobrevivencia ante los vastos
procesos de asimilaciòn de parte de los màs
fuertes; por otra parte el reunirse de completos
grupos de naciones en entidades comunitarias
màs amplias, hasta sentirse miembros de una
gran familia.. La defensa y la promociòn de la
entidad nacional no hay que confundirlas con
el nacionalismo que desprecia las otras razas y
culturas como si fueran inferiores, hasta el
punto de agredirlas...
La ONU està llamada a defender y
armonizar aquello que el Papa llama “la origi-
naria soberanidad espiritual de cada naciòn”
para que “se afirme una verdadera cultura de
libertad radicada en la verdad”.
¡Lecciòn de libertad en la tierra de las
libertades! - “La libertad es la medida de la
dignidad del hombre y de su grandeza. La
cuestiòn fundamental es la del uso responsable
de la libertad. Desprendida de la verdad de la
persona humana, esa decae, en relaciòn con la
vida individual en libertad abusiva; con la vida
polìtica en el arbitrio de los màs fuertes y en la
arrogancia del poder. Por lo tanto, lejos de ser
una limitaciòn o una amenaza para la libertad,
el referimiento a la verdad, universalmente
reconocible a través de la ley moral inscrita en
el corazòn de cada uno, es en realidad la
garantìa del futuro de la libertad”.
Y terminò augurando que se edifique un
mundo en el cuàl cada uno sea bienvenido
como comensal en el banquete de la vida. “La
esperanza cristiana en relaciòn con el mundo
se apoya al amor de Dios y a su cuidado por la
creaciòn, que se revelaron en Cristo muerto y
resucitado... Con la capacidad de sapiencia y
de virtud propias de cada hombre creado a
imagen y semejanza de Dios
y con la gracia de
Cristo, esforzémonos en construir juntos..., en
el siglo que està por llegar y en el pròximo
milenio, una civilizaciòn digna de la persona
humana...” es decir la civilizaciòn del amor.
¿
En las grandes ciudades hay puesto
para el misterio del Dios de la vida?
El 6 de Octubre Juan Pablo II celebrò la
Misa en Brooklyn y le preguntò a la muche–
dumbre: “¿Las personas que viven en estas
gigantescas metròpolis quizàs han olvidado las
bienaventuranzas que pertenecen a los pobres
de espìritu? En medio de la espléndida
civilizaciòn cientìfica y tecnològica de la cuàl
América està orgullosa, ¿hay puesto para el
misterio de Dios? Aquel misterio que ha sido
revelado a los pequeños,
el misterio del Padre
y del Hijo, en unidad con el Espìritu Santo, el
misterio del amor divino que es la fuente de
toda cosa. ¿Hay puesto para la revelaciòn de la
vida, aquella vida trascendente que Cristo nos
ofrece a precio de su Cruz, y a través de la
victoria de su Resurrecciòn?” El Papa quiere
que los americanos reflexionen bien sobre la
real incidencia de la fé en Cristo en sus vidas
cotidianas, y también sobre el como hacer
posible este vivir segùn el Evangelio.
El dìa después, en el Central Park de New
York, él mismo dà la respuesta ante 500 mil
personas, sobretodo jòvenes: “El Espìritu de
Dios, que es espìritu soplado en cada ser
viviente, es lo que nos hace diversos de cada
criatura. Con nuestros cuerpos somos solo un
granito de arena en el vasto universo, pero en
virtud de nuestras almas trascendemos todo el
mundo material. Os invito a reflexionar sobre
lo que hace a cada uno de nosotros verdadera–
mente maravillosos y ùnicos... Solo los seres
humanos son capaces de amar. El amor nos
hace buscar lo que es bien, el amor hace de
nosotros personas mejores, estimula a hombres
y mujeres a casarse y a tener familia e hijos,
estimula a los demàs a abrazar la vida religiosa”.
Todo este gran potencial y capacidad de amar
viene del hecho que Dios ha enviado a nuestros
corazones el Espìritu de su Hijo que clama:
¡Abbà, Padre!
(Ga 4,6).
Fuertes con este espìritu los cristianos
pueden entonces luchar contra los ataques a la
propia identidad. “Como Maria, no tenéis que
temer de permitirle al Espìritu Santo de
ayudaros a volveros amigos ìntimos de Cristo,
y poner aparte todo temor con el fin de llevar
Cristo al mundo en todo lo que hacéis”. Aquì
el Papa diò una indicaciòn firme para defender
la propia identidad cristiana y la propia vida
espiritual contra la cultura anticristiana de hoy,
y a luchar por la pureza, contra la cultura de la
muerte (eutanasia o suicidio asistido, aborto) y
todo tipo de violencia.
¿Pero en qué consiste
la identidad catòlica?
El papa lo explicò magnìficamente durante
su visita a Baltimore, en Maryland, donde naciò
la Iglesia catòlica de los Estados Unidos, cuyo
padre fué el Arzobispo John Carrol, nombrado
en 1790. “La fé es siempre exigente porque
nos lleva màs allà de nosotros mismos, nos
lleva directamente a Dios. Ademàs, la fé
confiere una visiòn de la finalidad de la vida,
y nos exhorta a la acciòn. El Evangelio de
Cristo no es una opiniòn privada, un remoto
ideal espiritual o un simple programa de
crecimiento personal. El Evangelio es la fuerza
que puede transformar el mundo. Cristo nos ha
ordenado de hacer resplandecer la luz del
Evangelio en nuestro servicio a la sociedad.
¿Como podemos profesar la fé en la Palabra de
Dios y después impedirle de inspirar y orientar
nuestro pensamiento, nuestra actividad,
nuestras decisiones y nuestras recìprocas
responsabilidades?”
Pero el programa del Evangelio encuentra
un mundo sordo y hostil, y por esto “hoy
algunos catòlicos estàn tentados al desaliento y
a la desiluciòn, està tentados de gritarle al
Señor: ¿Por qué, Señor, nos haces asistir a la
ruina y a la miseria? ¿Por qué Dios permite el
mal? Pero no existe mal que enfrentemos que
Cristo no enfrente con nosotros. No existe
enemigo que Cristo no haya derrotado ya, o
cruz que llevar que El no haya llevado ya por
nosotros y que no lleve con nosotros. Y en la
extremidad de cada cruz encontramos la
novedad de la vida en el Espìritu, que alcanza
su plenitud en la resurrecciòn. Esta es nuestra
fé”.
Es fundamental tener despierta esta fé con
una constante fidelidad de respuesta a los dones
recibidos; por esto el Papa recordò las etapas
de la difusiòn del catolicismo en los Estados
Unidos, invitando a volver a introducirse en
esta gran tradiciòn, cuidando todo el patrimo-
nio que en ella està contenido, sobretodo a la
luz de los desafìos puestos por una cultura
materialista y por una mentalidad tolerante que
reduce la libertad a libertad abusiva.
Los frutos de la visita - De gran valor
fueron, no solo las palabras y los gestos hechos
por el Papa, sino también los frutos que su
peregrinaciòn llevò. Los cuatro Obispos
implicados dieron testimonio de un soplo de
entusiasmo y de ardor, nuevos entre sus fieles.
“¡Ni siquiera el sofisticado Central Park, en el
corazòn de New York, pudo resistir a un Papa
que cantò un càntico de Navidad polaco, en
medio de una homilìa!” Fué el comentario del
Card. J. O’Connor de New York. “Todavìa
recibo cartas de hebreos, de protestantes, de
catòlicos y de musulmanes, que me dicen
cuanto las palabras y la presencia del S. Padre
los conmoviò”.
Pero sobretodo las comunidades catòlicas
volvieron a encontrar una nueva fuerza
espiritual: “Los pastores de las 413 parroquias
me cuentan del maravilloso aumento de
presencias en la Misa dominical. Delante de
los confesionales, que por mucho tiempo habìan
quedado desiertos, se forman largas filas de
penitentes. ¿Qué ha sucedido? Es simple:
millones de personas hambrientas de la verdad
han sido nutridas”. Esto fué evidente en la
respuesta entusiasmada de los jòvenes, que
sienten mucho màs el fastidio de la falsedad
del mundo.
“El mismo renacimiento se viò también en
la ONU”. Dice todavìa O’Connor: “A menudo
tengo el privilegio de encontrar delegados de
todo el mundo, de las N.U. Nunca los he visto
demostrar por otros el entusiasmo que sintieron
por el S. Padre”. ¿El motivo? “Delante de ellos
estaba un hombre sin intereses ò objetivos
personales: un hombre que verdaderamente se
preocupaba por ellos y por todos los habitantes
del mundo”. Marco
Un discurso confidencial :
“La S. Misa està al centro
de mi vida”
El 27 de Septiembre pasado se celebrò el
30° Aniversario del Decreto conciliar Presbyte–
rorum Ordinis
acerca del sacerdocio. En la
transmisiòn en eurovisiòn dedicada al aconteci–
miento se introdujo un discurso confidencial
del Papa, que quizàs nos diò el pedazo màs
ìntimo de su biografìa. He aquì los puntos
salientes: “El pròximo 1° de Noviembre entrarè
en el 50° año de mi sacerdocio. Pensando en la
historia de mi vocaciòn, tengo que confiar que
esa fué una vocaciòn «adulta», aunque, en un
cierto sentido, preanunciada en el perìodo de la
adolescencia. Después del examen de secundaria
clàsica en el Liceo de Wadowice comencé a
estudiar filologìa polaca en la Universidad
Iagellonica de Cracovia, lo que correspondìa a
mis intereses y a mis predileccio–nes de
entonces; Pero tales estudios fueron interrumpi–
dos por la segunda guerra mundial en Septiembre
de 1939. Desde Septiembre de 1940 comencé a
trabajar, primero en una cantera de piedras y
después en la fàbrica Solvay.
La vocaciòn sacerdotal madurò en mì preci-
samente en aquella dificil situaciòn. Madurò
entre los sufrimientos de mi naciòn, madurò en
el trabajo fìsico, entre los obreros, madurò
también gracias a la direcciòn espiritual de
varios sacerdotes, especialmente de mi confesor.
En Octubre de 1942 me presenté al Semina-
rio Mayor de Cracovia y me admitieron. Desde
aquel momento, aùn continuando a trabajar
como obrero en la fàbrica Solvay, me volvì un
estudiante clandestino de la Facultad de Teologìa
en la Universidad Iagellonica, y fuì incluìdo
entre los alumnos del Seminario Mayor de
Cracovia. Recibì la ordenaciòn sacerdotal el 1°
background image
de Noviembre de 1946 de parte del Card. Adam
Stefan Sapieha, en su capilla privada.
El sacerdote es el hombre de la Eucaris–
tìa. En el arco de casi cinquenta años de
sacerdocio lo que para mì continùa a ser el
momento màs importante y màs sagrado es la
celebraciòn de la Eucaristìa. Es dominante en
mì la consciencia de celebrar en el altar in
persona Christi. Nunca, durante estos años, he
dejado la celebraciòn del SS. Sacrificio. Si esto
ha sucedido, ha sido solo por motivos ajenos a
mi voluntad. La S. Misa està, en manera absoluta,
al centro de mi vida y de cada jornada mìa... ”
A los sacerdotes: Màs tiempo
para Dios para que la demasiada
actividad no los vacìe
interiormente
El Card. Ratzinger, hablando de la figura
del sacerdote, delineada por el Vaticano II,
observa que hoy “el présbitero està apremiado
por muchìsimas actividades, con el riesgo del
vacìo interior, que hace perder la alegrìa de la
vocaciòn, hasta el punto que ésta se vuelve un
peso insoportable”.. Para superar tal problema,
“antes que nada es importante para cada acciòn
sacerdotal la comuniòn ìntima con Cristo;
ademàs, la elevaciòn mìstica sacerdotal, que es
parte integrante de la acciòn pastoral, porque en
ésta se aprende a perder o a donar la propia vida.
En fin, la necesidad de momentos especìficos
de oraciòn y de respiro espiritual.
No pocos sacerdotes, que habìan comenza–
do la propia misiòn con gran idealismo, fallan
definitivamente por falta de espiritualidad. Te-
ner tiempo para Dios, para estar personalmente
ante El, es prioridad pastoral de igual grado o
quizàs mayor, respecto a todas las otras
prioridades”.
El Obispo Sepe, Secretario de la Congrega–
ciòn del Clero, recuerda que serà operativa
desde Enero pròximo la Comisiòn para una
distribuciòn equitativa del clero, para enfren–
tar el desequilibrio entre los paìses pobres de
vocaciones, como el Occidente y la América
del Norte, y aquellos ricos de vocaciones, del
tercer mundo y de la Europa Oriental. A pesar
del crecimiento de las vocaciones, que dentro
de 6-7 años deberìa igualar el nùmero de los
fallecimientos y poner fin a la disminuciòn del
clero en el mundo, està todavìa este forte
desequilibrio que colmar.
En los ùltimos años “algunos centenares de
sacerdotes que habìan dejado el ministerio
para casarse, han pedido de volver a entrar”.
La procedura no es simple: si hay un matrimo-
nio civil hay que disolverlo; si hay un matrimo-
nio religioso o hijos menores, el volver a entrar
es imposible; y después, los motivos para volver
a entrar tienen que ser convincentes.
Los 1900 años del Apocalipsis:
¿qué dice hoy el Espìritu
a las Iglesias?
La isla de Patmos se hizo famosa por el
cautiverio del Apostol Juan, que llegò allì en el
año 95, bajo la persecuciòn de Domiciano. Y
bajo aquel cielo tornasolado el viejo y maltrecho
discìpulo tuvo la visiòn de la victoria definitiva
de Jesucristo, y por lo tanto de los suyos, sobre
el odio del mundo (Ap. 1,9): aquella revelaciòn
(Apocalipsis), transcrita enseguida y enviada a
las 7 Iglesias del Asia Menor, se volviò el
ùltimo libro del Nuevo Testamento. En esta
isla, con sus 150 pequeñas iglesias y 3
monasterios (uno de los cuales contiene la
gruta en la cuàl Juan, ya centenario, tuvo sus
visiones y las dictò al joven Procoro), el Pa-
triarca ecuménico de Constantinopla diò cita a
todos los Primados ortodoxos desde el 23 al 26
de Septiembre, para celebrar los 1900 años del
Apocalipsis: la ùnica ausencia dolorosa fué la
del Patriarca de Moscù.
Bartolomeo I aprovechò estos dìas para
volver a escrutar las palabras del Apostol y
llamarnos a“escuchar lo que el Espìritu dice a
las Iglesias
(Ap. 2,11) hoy, para que entenda–
mos el gran peligro que hay cuando no somos
ni frìos ni calientes, sino tibios
(Ap. 3,15) y
nos démos cuenta de la aflicciòn con la cuàl
Dios nos corrige por haber perdido el amor de
antes
(Ap. 2,4), y para que individuemos las
caracterìsticas contemporàneas de la Bestia...”
Sintiendo la dramaticidad del choque entre
la fé en Jesùs y la no fé del mundo, el Patriarca,
en su primera homilìa, levanta “un grito de
agradecimiento a Dios, que por su misericor-
dia nos ha mantenido en la fé ortodoxa...
dàndonos como guìas a los Padres y a los
Doctores de la Iglesia, quienes nos han
asegurado un camino fiel en medio a las sirenas
del mundo”.
En los trabajos de la Sinaxis ortodoxa, que
es la reuniòn de los Patriarcas y de todos los
representantes de las Iglesias ortodoxas,
Bartolomeo I delineò la obra de la Iglesia en el
mundo: “Antes que nada, la misiòn de la Iglesia
no depende de las agitaciones de los jefes
eclesiàsticos... A 4 de los 7 Obispos de las
Iglesias a las cuales Jesùs se dirige, el mando
es «¡Arrepiéntete!»; generalmente es a nuestro
rebaño que dirigimos la advertencia del
arrepentimiento, en cambio es a nosotros que
el Señor de la vida dirige la amonestaciòn”.
Segundo: la misiòn de evangelizar que le espera
a la Iglesia no se cumple con estrategias a
efecto, planificadas por la cumbre; “como
pastores tenemos en nuestras Iglesias un gran
tesoro: las almas de los simples. Esas, que
ofrecen cada dìa en manera anònima el marti-
rio, son el gran tesoro inagotable del cuàl
tenemos que hacer buen uso para la reforma de
nuestras Iglesias”.
El 26 de Septiembre fué el dìa en que se
celebrò la liturgia al aire libre en los alrededores
de la gruta del Apocalipsis. Después el banquete
oficial, que le diò oportunidad al Patriarca para
recordar la Ultima Cena, en donde Juan es
comùnmente representado con la cabeza
apoyada sobre el pecho de Jesùs: “El Señor,
conociendo el hambre y la sed de cada uno de
nosotros, nos invita a Su mìstica Cena.
Y dado que El es amigo, no solo del
discìpulo predilecto sino de cada uno de
nosotros, està constantemente cerca y llama a
la puerta: Mira que estoy a la puerta y llamo.
Si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo
(Ap. 3,20). Pero El no forza la puerta de
nuestra libertad. Si no queremos perder el
contacto con El y quedar fuera de la cena
debemos poner nuestra mente y nuestros
sentidos en alerta, para estar en condiciones de
acoger el sonido de su presencia y la palabra de
su Espìritu”.
Bartolomeo I en Lourdes por la
unidad de los cristianos
- Los Obispos
de Francia, reunidos en Lourdes para la
Conferencia plenaria, acogieron el 6 de
Noviembre al Patriarca de Constantinopla.
“Sentimos una viva nostalgia de la antigua
unidad entre Oriente y Occidente en el seno de
la Iglesia indivisa, como cuando S. Ireneo,
viniendo de Asia se volviò el primer Obispos
de Lione”, confesò el joven Patriarca, 55 años,
que quiso abrazar a todos los Obispos en un
cambio muy fraternal.
Tomando entre los brazos a un niño, entre
los muchos que vinieron a saludarlo, parecìa
querer hablar del Evangelio de la simplicidad,
como afirmò poco después el Presidente de la
Conferencia, Mons. Duval: “Hemos sido
llamados para volver a dar vida a nuestras
Iglesias a través de un testimonio de vida
semejante a la de Cristo”, y añadiò: “En el
siglo 13° S. Francisco hizo màs por la
renovaciòn de la Iglesia que muchos Concilios
de su tiempo”.
Bartolomeo I anunciò su voluntad de reunir
antes del final del siglo el Concilio pan-
ortodoxo, esperado por treinta años, auguràn–
dose también “un re-examen del principio del
primado de Pedro, que permitirà de volver a
encontrar la unidad indivisa de los primeros
siglos” como convinieron él y el Papa en
una conversaciòn privada. Al final los Obispos
franceses le regalaron al Patriarca una estatua
de la Virgen, y, en cambio, él diò una làmpara
que se quedarà encendida en la capilla de la
Adoraciòn del Santuario para velar sobre la
unidad de los cristianos.
El Primado polaco incluye Medj. entre
los grandes Santuarios marianos - En la ho–
milìa que tuvo en Fàtima durante las fiestas del
13 de Octubre, el Card. Glemp dijo entre otras
cosas: “A través de la Madre de Dios, y Madre
de la Iglesia, los hombres se acercan los unos
a los otros. Los hombres que se encuentran en
la oraciòn en Lourdes, Francia, en Fàtima,
Portugal, en Altötting, Alemania, en Einsideln,
Suiza, en Medjugorje, Balcanes; ante la ima–
gen de la Madre de la Misericordia en Vilnius,
Lituania, en la casa de Loreto y de la Madre de
las Làgrimas en Siracusa, Sicilia, en la montaña
de Lewocza en Eslovaquia, en Jasna Gora,
Polonia y en tantos otros lugares de oraciòn:
estos hombres no solo renuevan las propias
energìas espirituales, no solo se encuentran
con la paz divina sino que robustecen la vida
de fé en sus familias, y fortalecen los vìnculos
de amistad entre los hombres, porque sin estos
no podemos hacer crecer la sociedad”.
Africa enseña: siete dìas detràs de Jesùs,
como en Palestina - Sucediò en una inmensa
parroquia en Abidjan, Costa de Marfil, de
jòvenes misioneros de Villaregia (Rovigo),
Italia. Un retiro de una semana abierto para
todos tuvo lugar en el grande patio de una
escuela cerca de la misiòn. Familias enteras
pasaron las jornadas sentadas en el suelo bajo
el sol o la lluvia, para escuchar la Palabra de
Dios, para danzar y alabar en su honor. El
encuentro se concluyò con una vela de
oraciones que durò toda la noche: participaron
7 mil personas màs o menos.
Intuìmos lo que pudo sentir Jesùs ante el
gentìo sentado a sus pies para encontrarlo,
escuchar su Palabra y pedir la sanaciòn. Aquì
se repitiò la misma cosa. El Señor no faltò a la
cita y hubo señales concretas de su presencia y
potencia: por ejemplo, una mujer ciega desde
hacìa 6 años, en el momento de la procesiòn
eucarìstica sintiò un gran calor en los ojos, y
ahora vé. Ella y su hija, llorando de alegrìa,
dieron testimonio de lo que el Señor habìa
hecho por ellas. (P. Mario Maniero)
IMPORTANTE - Eco es gratuito. Quièn
desea enviar donativos puede enviarlos a la
direcciòn postal por medio de cheque.
background image
Los laicos franceses
llevan a Marìa peregrina
por toda la Francia
Desde Le Puy, el corazòn mariano de Fran-
cia, todavìa antes que Lourdes, que ahonda sus
raìces en la proclamaciòn de “Marìa Madre de
Dios” en el Concilio de Efeso (año 430), partiò
el 8 de Septiembre una singular peregrinaciòn,
el Tour de France de la Sainte Vierge. Por un
año entero llevarà a 36 mil comunes y ciudades
de Francia 108 de los màs conocidos icones y
estatuas de la Virgen Marìa, que un equipo de
90 artistas han cuidadosamente reproducido
fielmente: estarà también una imagen de la S.
Sàbana de Turìn. La iniciativa partiò de la
cofradìa Notre Dame de France fundada por
Edmond Fricoteaux, y tiene 22 mil miembros,
los cuales se empeñan por 12 meses a asegurar
la oraciòn perpetua noche y dìa en dos Santuarios
de Parìs.
¿Por qué esta peregrinaciòn? Simple–
mente una respuesta a la invitaciòn del Papa a
vivir los ùltimos años de este siglo 20° como un
nuevo Adviento en espera del 2000° cumpleaños
de Jesucristo. Por esto la iniciativa de una
oraciòn gigante por la unidad y la paz de todo el
pueblo de Dios; un proyecto de laicos, un
proyecto popular al alcance de todos, en
particular de pobres y pequeños.
Asì, en un cortejo de carros floridos e
iluminados, las estatuas y los icones de Marìa
recorreràn las calles de las ciudades y de los
pueblos, y se distribuiràn medallas y rosarios
(màs de 2 toneladas los que estàn listos). El
pasaje de cortejo serà acompañado por noches
de adoraciòn y de oraciones en las iglesias, en
los hospitales, en las prisiones y en los salones
municipales que acogeràn a Marìa, o simple–
mente entre las paredes domésticas. Todo el
paìs ha sido implicado: hasta la Peugeot ha
puesto a disposiciòn 108 carros destinados a
llevar las imàgenes a lo largo de 2 millones de
kilòmetros desde un extremo al otro de Francia.
La iniciativa popular tiene como fin el
acercar los 60 millones de hijos franceses a
Marìa, la Madre que viene para preparar los
corazones para el encuentro con Jesùs. Y quizàs
continuarà por otros 3 años màs allà de la
frontera, incluyendo Italia... hasta llegar a la
gruta de Belén la noche de Navidad del 2000.
Asì nos escribe nuestra corresponsal
francesa: “Marìa ha tomado el bastòn del pere-
grino para visitar a sus hijos. Hemos tenido la
gracia de su pasaje por nuestra casa, no habiendo
sido acogida en la parroquia... En el primer
Adviento no habìa puesto para ellos... En el
segundo Adviento Marìa pasa de casa en casa,
desde los pequeños, desde los humildes que la
ayudan a reconquistar su realeza en Francia. Es
el ùltimo expediente de una Madre para
socorrernos y conducirnos a la vida”. (Nicola)
Algunas observaciones - Estas manifes–
taciones tendràn el caràcter de un humilde y
sincero testimonio, no de un desafìo con sabor
de triunfalismo, para provocar fàciles
reacciones negativas. Ademàs los organizado–
res son los primeros a distinguir entre la
devociòn y el devocionismo: Marìa debe llevar
a Jesùs, a Su Palabra, a la verdadera conversiòn
del corazòn, a la gracia: su pasaje tiene que ser
ocasiòn para un pleno regreso a la Iglesia.
“Por esto es que hay un empeño de parte de los
guìas - reconoce el diario catòlico La Croix -
que coliga la iniciativa al lance de la Biblia, y
a una tentativa de evangelizaciòn màs
profunda”. El verdadero y sincero ecumenismo
no tendrà que sufrir, como algunos temen,
porque eso consiste en la condivisiòn de las
riquezas comunes, como el rol de Marìa en el
misterio de Cristo, y no en el empobrecernos
recìprocamente.
El rol de Marìa en la Iglesia ha sido siempre
intuìdo por el pueblo, y no es por casualidad
que esta vez son los laicos que se hacen
promotores; tiene que decir algo al laicismo
corriente, y a una planificaciòn pastoral, que
no le hablan màs al corazòn. Marìa viene para
llenar las fuentes secas para que de nuevo el
pueblo de Dios pueda tomar la abundancia de
la vida.
Pero dado que Marìa, como Jesùs, es signo
de contradicciòn, y el diablo teme Su potencia,
es fàcil comprender como alrededor del hecho
se haya desencadenado una gran polémica entre
los que la apoyan y los que no. Pero ante la
movilizaciòn de tantos corazones sinceros, los
nuevos prudentes, laicos y catòlicos, reaccionan:
¡reproban a estos discìpulos! Pero igualmente
pronta nos parece la respuesta:
¡si estos callan
gritaràn las piedras! Ay de quién no ha conocido
el tiempo de su visita (Lc 19,39-44). Estamos
seguros de que la humilde Marìa, con la ayuda
de sus pequeños, podrà conseguir grandes
victorias sobre su adversario, y harà regresar a
tantos hijos de Francia a su Jesùs.
Acoger aquellas làgrimas...
Eramos 10 mil el domingo 19 de Noviem–
bre: un corazòn solo en la escucha, en la oraciòn
y en el canto. Después del primer Rosario de la
mañana y breves intervenciones de P. Leonard
y de Jelena, nos conmovimos con las reflexiones
de Don Pablo. Dolor expresado también por
Marìa, que en Civitavecchia se presentò con
una mano sobre el corazòn, para significar el
amor, y la otra abierta, como para pedir nuestras
oraciones y nuestra conversiòn. Y todavìa màs:
si el Papa no pudo ir a Medj., Marìa vino hacia
él: desde Medj. a las puertas del Vaticano. Pero
los hijos, desdichadamente, no la acogen o son
pocos los que lo hacen: prevalecen los
prejuicios, las investigaciones cientìficas, las
tonterìas de los medios de comunicaciòn. No
hemos entendido que Marìa quiere ayuda.
Aquellas làgrimas, menospreciadas y ya
canceladas, estàn pidiendo ayuda; son una señal
de inmenso amor que tiene que ser contracam–
biado... tenemos que dejar las oraciones de
sanguijuelas: dame, dame. El cielo nos dà todo,
¿y qué damos nosotros? Después Don Pablo
rezò con intensidad por muchos hermanos
incrédulos, incluìdos algunos religiosos.
P. Jozo hablò de la Eucaristìa, que no es
sìmbolo sino Cuerpo. Dijo entre otras cosas
que la conversiòn de màs o menos 20 mil
anglicanos al catolicismo es coligable con
Medj.: creyeron en la Eucaristìa y no en los
ritos vacìos; nos envidiaban a nosotros los
catòlicos que tenemos sacerdotes verdaderos
ministros de Dios. ¡El valor inmenso del
sacerdocio y la tristeza de las estadìsticas! Pero
Dios es Omnipotente si le decimos sì, como
Marìa y los Santos; si le decimos no, no puede
hacer en nosotros sus obras omnipotentes.
La jornada, tan llena, se concluyò con la
Adoraciòn y la S. Misa concelebrada por 14
sacerdotes. (Gianni Romolotti)
En Civitavecchia se habla de sanaciones
milagrosas
: 4 ò 5 de ellas las estàn investigan-
do los expertos del Vaticano, mientras la
comisiòn teològica sigue sus trabajos.
Mientras tanto el flujo de peregrinos con–
tinùa. “Cada domingo - explica el Obispo Mons.
Grillo (Octubre) - llegan màs o menos 40
autobuses y 4-6 mil personas cada semana.
Ahora, con la estaciòn frìa pienso a los que
estaràn expuestos a la intemperie durante la
peregrinaciòn. Muchos ya se lamentan porque
alrededor de la iglesia de S. Agustìn (fracciòn
Pantano), donde està actualmente custodiada la
Virgencita, falta de todo, a partir de los servicios
higiénicos. Se necesita un tendal donde la gente
se pueda detener para rezar, escuchar y
confesarse...” Ahora (22 de Noviembre) tenemos
la confirmaciòn de que llegan todavìa muchos
peregrinos: el domingo hasta 20 autobuses y en
los dìas feriales 2 ò 3 y muchos automòviles.
Por esto el periòdico semanal Il Carroccio
(35010 Vigodarzere PD) se hizo promotor de
una subscripciòn para ofrecerle al Obispo el
tendal que necesita.
Noticias de la tierra bendita
Viaje misionero de P. Slavko
en América e Irlanda
Después del convenio de Costa Rica del
año pasado, 100 representantes de 17 Paìses
Latino-Americanos
participaron al encuentro,
esta vez en Quito, Ecuador, con el tema “Con
Marìa educadores para la paz” con P. Slavko.
En un lugar, a 40 Km. de Quito, considerado
el centro de nuestro planeta, después del Rosa-
rio, renovaron la consagraciòn al Corazòn
Inmaculado de Marìa en nombre del mundo
entero. La Santa Misa de la noche fué presidida
por el Arzobispo José Mario Ruiz Navas, Pre-
sidente de la Conferencia Episcopal de Ecuador.
El segundo dìa el Cardenal Bernardino
Echeverrìa R., OFM, responsable de los
movimientos marianos en la Conferencia
Episcopal presidiò la celebraciòn eucarìstica
solemne. Dirigiéndose a la multitud de fieles
dijo en su homilìa: “... Con mi presencia aquì
deseo confirmar mi certeza de que de los
grupos fundados después de Medjugorje en
Ecuador y en todo el mundo derivan los
estìmulos para la renovaciòn de la Iglesia...”
Al tercer dìa la celebraciòn de la Santa Misa
fué presidida por el Arzobispo de Quito, Mons.
Antonio Gonzalez. También fué enviada una
carta al Santo Padre.
Después de Ecuador, P. Slavko Barbaric’
fué a Alemania y Austria, y los encuentros de
oraciòn, a los cuales participò una multitud de
fieles, tuvieron lugar en Monaco, Innsbruck y
Passau. Particularmente conmovente fué el de
Monaco, en un lugar adyacente las murallas de
la fortaleza medieval màs antigua. Esta
resonaba de Cantos y oraciones en lengua
croata que habìan aprendido los fieles.
En Irlanda: De Marìa vienen vocaciones
y fidelidad a la Iglesia - Exactamente 10 años
después de la primera reuniòn relacionada con
Medj., que tuvo lugar en la ciudad de
Bannilasloe, P. Slavko participò a fines de
Octubre a un gran encuentro en la misma
ciudad. Los irlandeses fueron entre los primeros
a responder a los mensajes de Medj., y a venir
como peregrinos: también este año, cada
domingo, al aeropuerto de Split llegaban grupos
de personas que se quedaban en Medj. por una
semana.
Hablaron los mismos sacerdotes del prin-
cipio: P. Paddy Devine, profesor en el Black
College de Dublìn afirmò que en Medj. suceden
no solo conversiones individuales a Dios sino
a la Iglesia, a la unidad con los pastores. La
primera noche el Obispo Kirby de Clonfert
celebrò la eucaristìa con 30 sacerdotes, y en la
homilìa subrayò que la devociòn mariana es
cristocéntrica y abierta a las necesidades del
hombre. Una sorpresa: dos jòvenes sacerdotes,
Martìn Carlez y Oliver Divine, que hace 10
años eran muchachos, después de la
peregrinaciòn a Medj. se encaminaron al
sacerdocio, y ahora trabajan como capellanes:
dieron gracias pùblica mente a Marìa por el
don de la vocaciòn.
* En Nigeria ha nacido una familia de
monjas que se proponen de vivir y transmitir
el mensaje de paz de Medj. El fundador, Mons.
John Bosco Akam
, rector del Memorial Semi–
nary de Enug, llevò a Medj. al mismo
Gobernador y a miembros del gobierno, ademàs
del Obispo Gonsum Ganaka (ver entrevista en
Eco 118). Hombre de excepcional inteligencia,
escribiò: “Soy sacerdote y educo a los
seminaristas en Nigeria. Somos una Iglesia
joven, de apenas 100 años. Mi pueblo tiene
hambre y sed de Dios. Mi peregrinaciòn a
Medj. fué una gracia inaudita
. Es la màs
hermosa experiencia que he tenido en Europa.
Tengo que decir que quedé profundamente
conmovido de la devociòn con la cuàl se reza...
background image
La guerra en Nigeria se acabò sin ninguna
explicaciòn lògica desde el punto de vista
diplomàtico o polìtico. Solo el rezo del Rosario
trajo la paz a Nigeria
. ¿Como no creer en la
fuerza de esa humilde oraciòn?
* Muchos familiares de croatas, vìctimas
o dispersos de la guerra vinieron en peregrina–
ciòn al Santuario de la Reina de la Paz el 14 de
Octubre: desde hace cuatro años estàn en la
bùsqueda de los miembros de sus familias, de
los cuales hasta hoy no saben nada.
Se reunieron en la iglesia y después se
dirigieron en procesiòn a la colina de las
apariciones, llevando una cruz, velas encendi–
das y un cartel con escrito: ¿Donde estàn nues–
tros seres queridos?
Regresaron a la iglesia y
participaron a la Misa junto con 1500 peregrinos
extranjeros, y P. Jozo les dirigiò palabras de
consolaciòn y estìmulo.
En el villorrio de los niños huérfanos de
guerra, parcialmente terminado, han entrado
los primeros niños, asistidos por las monjas
franciscanas Escolàsticas de la provincia de
Mostar, que tienen el cuidado de la educaciòn
de ellos. Muchos peregrinos de todo el mundo
proveen a la realizaciòn de esta gran obra.
* Rogamos a los jefes de grupos de las
peregrinaciones de avisar con anterioridad al
Centro de Informaciones de Medj., via fax:
387-88642339, acerca de la proveniencia, fecha
de estadìa, nùmero de peregrinos, para poder
poner a disposiciòn de ellos un servicio pastoral
adecuado (Misas, encuentros, etc.)
Para informaciones acerca de los progra–
mas espirituales y otras cosas del Santuario,
rogamos se dirijan a la Oficinas Informaciones,
que està enfrente de la casa parroquial (tel.
387-88650400), de lunes a sàbado (horas 10-
14), y no a la Oficina parroquial.
* Para los guìas de los grupos de oraciòn
y de Caritas ligados a Medj. se tendrà un
seminario de oraciòn y de informaciones en
Tupeci, en el Hotel Alga, a 3 Km. de Makarska,
desde el 17 al 21 de Marzo. (Del Press Bulletin,
Medjugorje)
* Noticias de familia - Vicka tiene un cui–
dado maternal hacia su madre. Ha renunciado
a sus empeños para hacerla curar en Francia,
en donde la acompañò en incògnito. Ivàn y
Laureen tuvieron el 20 de Octubre su primera
criatura: Cristina Marìa. Marija espera un va–
ròn. ¡Viva la vida!
* El mensaje sobre la adoraciòn al S.S.
Sacramento (25 de Septiembre) ha tenido un
increìble eco en el mundo. Muchos sacerdotes
dan testimonio de que los peregrinos de Medj.
han vuelto a lanzar en sus parroquias la
adoraciòn, abandonada desde hace decenas de
años.
Un dìa la Virgen le pidiò al grupo de
oraciòn de Jelena que la ayudaran con la
adoraciòn porque tenìa que realizar un plan
muy importante. Todos aquellos jòvenes, de
15 a 20 años, decidieron de responder dedican-
do las noches del sàbado a la adoraciòn, y el
primer sàbado del mes adorar a turno toda la
noche en la pequeña capilla de las apariciones,
con P. Tomislav Vlasic’. También Vicka y
Marija participaron. Asì la Gospa pudo tener
sus victorias, como Ella misma dijo al grupo
definiéndolo “màs fuerte que una fàbrica
atòmica”.
* “Responden a la verdad los libros de
Valtorta?” Esta es la pregunta que Mirjana le
hizo a la Virgen en 1982, en el convento
franciscano de Mostar, en donde la misma
tenìa las apariciones, en el perìodo en que
frecuentaba la escuela de peluqueras. Esta
pregunta se la habìa sugerido Fr. Franjo porque
los jòvenes, de los cuales él se ocupaba,
preguntaban si esos libros se podìan leer. La
respuesta de la Virgen fué: “Podéis leerlos”, ni
màs ni menos, segùn la sobriedad de Marìa,
que nunca màs ha dicho nada sobre el
argumento, ni siquiera a Vicka, y ni siquiera le
ha dado a esos escritos una aprobaciòn
canònica, como algunos han pretendido. En
lìnea con la Iglesia, que habìa abolido el Indice
de los libros prohibidos, la Virgen querìa sola-
mente asegurarle a los jòvenes que no habìa
ningùn peligro en leerlos.
Recordemos que la Virgen pidiò, antes que
nada, de leer la Biblia, antes que cualquier otro
libro, es màs, de darle un puesto de honor en la
casa y de leerla en familia. Y después de la
Biblia la Gospa nos ha recomendado de leer la
vida de los Santos
y de tomarlos como mode–
los. (Del Diario de Sr. Emmanuel)
Cristianos y... musulmanes
acogen a P. Jozo en Oceanìa
Encontramos a P. Jozo radioso y en plena
forma después de su regreso a Siroki Brijeg de
la larga jira en Oceanìa: 46 mil Km., 67 horas
de vuelo y 25 encuentros en Australia, Tasma–
nia, Indonesia y Malasia, acogido en todas
partes con grandes carteles en inglés con escrito:
Bienvenida Marìa, Madre y Reina de la Paz.
Y nos habla con entusiasmo de las grandes
reuniones de la muchedumbre, de las cuales
màs o menos la mitad tuvieron lugar en las
respectivas catedrales; 350 sacerdotes
participaron a los encuentros, 7 Obispos
concelebraron y demostraron su estima y afecto.
Mons. Kennedy, que conocemos bien, dijo en
la Conferencia Episcopal australiana, reunida
en Perth: “Acoged a P. Jozo: él hace hoy lo que
nosotros debìamos haber hecho hace años”. Y
vemos como estos Obispos respondieron a las
centenares de advertencias que llegaron de
Mostar via fax...
Después habla en particular de algunos en–
cuentros. En Wellington, Nueva Zelandia, el
encuentro fué organizado por una familia
servia-ortodoxa de Mostar, pròfuga desde hace
dos años.
En Melbourne (5 encuentros), dos semina–
ristas, cuya vocaciòn habìa florecido en Medj.
y que dentro de dos años seràn sacerdotes
dieron el propio testimonio a los sacerdotes y
religiosos reunidos en el Xavier College y en
la Catedral de St. Mary. No se cuentan los
testimonios de vocaciones y de conversiones
recogidos por todas partes, como en Albury. A
Christchurch, entre los fervientes fieles de
Medj. de la comunidad de los maorìes, diò su
testimonio la nieta del Jefe, sanada de càncer
en Medj. En la Misa celebrada en la Catedral
por el Obispo participò también un piloto servio
que confiò que era desertor para no tener que
cumplir misiones de destrucciòn.
En Sidney (4 encuentros) P. Jozo viò con
regocijada sorpresa a Josip Dabic’, su
compañero de celda en la prisiòn de Foca.
Después del encuentro en la Catedral llena de
fieles hasta lo inverosìmil, un periodista le
preguntò ¿por qué tanta gente espera para
verlo y para encontrarlo? P. Jozo respondiò:
“Claro que no es por curiosidad, porque mis
encuentros duran un mìnimo de 5 horas y la
gente se queda hasta el final: es porque estàn
con el Señor y la Virgen”. En Adelaide, en la
Catedral de S. Francisco, el Arzobispo, después
de haberle dado la bienvenida a P. Jozo, hizo
una hermosa homilìa sobre el Rosario, diciendo
que lo habìa aprendido desde niño en la familia;
lo tuvo en la mano durante toda la Misa y lo
aconsejò como segura arma de defensa contra
todos los males. Edificante su comportamiento
durante todo el encuentro; también estuvo
arrodillado durante toda la Adoraciòn.
En Jakarta, paìs musulmàn por el 90%,
pero con una fuerte minorìa catòlica, en donde
no se concede propaganda a otras religiones, P.
Jozo obtuvo de parte de las autoridades
gobernativas el permiso de hablar, después
que de Sarajevo habìan obtenido sobre él
tranquili–zadoras informaciones; fué acompa–
ñado con honores hasta la Catedral, demasiado
pequeña para contener el gentìo, y hablò a
catòlicos y musulmanes. Una mujer convertida
en Medj. fué el alma del encuentro, que tuvo
lugar en una explanada y que durò 7 horas
entre discursos, oraciones, S. Misa, cantos y
folklore.
En Singapur, la ciudad jardìn, hablò en un
gran estadio ante 35 sacerdotes y 5 mil personas
(¡cuanta devociòn en los hombres!). El Obispo
y el clero, primero contrarios, se dejaron
convencer por el cambio verificado en tantos
peregrinos de Medj. y el aumento de las
confesiones.
De pasaje hacemos notar que en las ciudades
tocadas por P. Jozo, Eco en idioma inglés es
muy difundido, especialmente entre los grupos
de oraciòn; y esto, sin duda, ha ayudado a
mantener vivo el fuego de Medj., y a crear este
clima. (A)
La catequesis de P. Jozo en Oceanìa
Matteo Rossi, que acompañò a P. Jozo
durante todo el viaje, trata ahora de sintetizar
asì su catequesis:
... La Reina de la Paz, la
Beata Virgen Marìa que se aparece en Medj.
desde hace 14 años y 3 meses, dice: Os he esco–
gido, necesito de vosotros, sòis importantes.
Vì en el mapa como vuestra tierra està tan lejos
de Medj. pero siento como vuestros corazones
y vuestra fé estàn cerca y en el abrazo de la
Madre y Reina de la Paz. Lleno de alegrìa y de
agradecimiento al Señor vengo para daros te-
stimonio de lo que he visto y oìdo, para que mi
alegrìa sea también vuestra.
Visitando Australia y Nueva Zelandia pude
ver inmensas extensiones de tierra sin una
casa, sin un hombre: solo vacas y ovejas,
mientras que en Europa y en otras partes del
mundo el hombre no tiene el espacio suficiente
para vivir porque millones de personas estàn
concentradas en territorios angostos. Y el
hombre cree de poner remedio limitando los
nacimientos y legalizando el aborto y la euta-
nasia. En China es hasta obligatorio abortar
después del segundo hijo. Si no queréis vuestros
niños dadlos a mì, ¡que los incluyo entre los
huérfanos de mis asociaciòn! (dijo P. Jozo a las
comunidades italianas y croatas de Melbourne).
Supe que, si se aprobarà la ley, Australia serà
el primer paìs del mundo a practicar la eutana-
sia en grande. Esta mentalidad nos dice que
nos hemos alejado de Dios, que nuestro
egoìsmo es grande, que nuestro amor està en
crisis. En Medj., desde hace 14 años, la Virgen
nos invita a convertirnos, a cambiar mentalidad.
He aquì en que modo: con humildad acepta los
mensajes y pònlos en pràctica. El Rosario,
rezado con el corazòn cada dìa, y la Biblia
leìda cotidianamente, como Ella nos ha invitado
a hacer, te permiten el cambio y te permiten de
abrir el corazòn a Jesùs que dice: Estoy en la
puerta y llamo.
El S. Rosario y la Palabra de Dios te obtie–
nen la gracia de entrar en el misterio de la
Eucaristìa, para volverte trozo de pan para los
hermanos. Ella nos invita a enamorarnos del
SS. Sacramento, por tanto no tengas miedo de
gastar tu tiempo ante el Santìsimo porque solo
Jesùs puede responder a tus preguntas
existenciales, aclarar tus dudas, liberar tu vida
de toda esclavitud y donarte paz y amor.
La Virgen dijo: Con la oraciòn y el ayuno
podéis detener también las guerras. En estos
años he recibido fax de todas las partes del
mundo, de parte de grupos que rezan y adoran
por la paz. Vine para dar las gracias a todos los
que, entre vosotros, han continuado a rezar por
la paz en mi tierra. Sì, porque os digo que el 5
de Agosto pasado, en el dìa del cumpleaños de
la Virgen, sucediò un gran milagro, fruto de
la oraciòn de millones de peregrinos de Medj.
En Kraijna 100 mil soldados servios se
retiraron improvisadamente de las zonas
ocupadas, dejando toneladas de armas,
depòsitos subterràneos de 10 pisos llenos de>>
background image
¡Paz en ex-Yugoslavia!
... Esperemos que sea durable. Con marchas
forzadas, después de la tregua de armas de
Octubre, Estados Unidos impuso a los
contendientes “su” paz. Sucediò el 21 de
Noviembre, fiesta de la Presentaciòn de Marìa
al templo; asì como en otra fecha mariana, 5 de
Agosto, muy querida por ser el nacimiento de
Marìa, tuvo inicio el final, con la ràpida
ocupaciòn de Krajina de parte de los croatas,
que marcò el progresivo derrumbe de los
servios-bosnìacos, induciéndolos a tratar la
paz. ¡Se den gracias a Dios por Marìa!
El contenido de los acuerdos: unidad
polìtica de Bosnia, pero compuesta por dos
entidades territoriales: una servia-bosnìaca
(49%) y la otra croata-musulmana (51%), con
gobierno central en Sarajevo, que queda unida.
60 mil soldados, de los cuales 20 mil USA,
garanti–zaràn la aplicaciòn del tratado.
Pero, ¿estàn convencidos los contendientes
de que tiene que renunciar a no pocas de sus
intenciones? ¿Y cuanto descontento para los
que tienen que desarraigarse de sus propias
tierras? Para los crìmines de guerra se abre un
tribunal internacional. ¡Pero mientras tanto el
n° 1 de los agresores viste el traje de la paz! Y
los 3 millones de pròfugos podràn regresar, sì,
¿pero adonde? ¿entre escombros? Es necesario
un mar de amor para las vìctimas de tanto
odio
. Se necesita una gran obra de reconcilia–
ciòn, un gran lance de solidaridad de parte de
todos. Marìa nos llama.
Nuestros hermanos, por años incansables
portadores de ayudas, ahora entre tanta
indiferencia y escasa colaboraciòn, continùan
a llevar convoys hasta las màs internas ciudades
destruìdas, como Kupres, Jajce, Vitez, Glamoc
(nos escribe Alberto Bonifacio de parte de
todos), en donde el invierno llama a la puerta
y nadie se hace adelante.
¡No fué guerra de religiòn sino de ateos!
“¡Qué guerra de religiòn! Nuestra guerra fué
exactamente lo contrario, ¡es el resultado de la
falta de religiòn!” afirma el Obispo servio-
ortodoxo Trifunovic’
, de Sabac.
P. ¡Pero si todos los contendientes se
declaraban catolicìsimos y ortodoxìsimos!...
R. Los generales servios no conocen a
Cristo, no han nunca oìdo hablar de El y no
saben nada del amor cristiano. ¿Y como podìan
saber? Son hijos del ateìsmo de estado, que le
cerrò todas las puertas a Cristo: fuera de las
familias, de las escuelas, de los corazones. Por
años les han dicho que Dios no existe, que el
Evangelio es un mito, que el alma es una
fantasìa. Pero sin Dios el hombre se vuelve un
animal peligroso.
P. ¿Qué pueden hacer las Iglesias por la
paz?
R. Se necesita tiempo para construir un
diàlogo, es màs, un triàlogo, con Dios como
tercera persona. Debemos demostrar a los ateos
que somos verdaderamente hijos del mismo
Dios... Quién comenzò la guerra ciertamente
no se consultò con los jefes religiosos. Hoy el
conflicto està contenido, pero tenemos
necesidad de tanta cordura y tanta fé para sanar
nuestras relaciones envenenadas.
Una divisiòn de ex-Yogoslavia segùn los
criterios étnicos es absurda, porque en tal caso
se deberìan dividir también gran parte de las
familias. Antes que nada, en Yugoslavia hay
que hacer lo que nunca se ha hecho: respetar
los derechos del hombre y del individuo,
mientras que los comunistas han subordinado
constantemente las necesidades del hombre
singular a las del colectivo.
Una tierra para reconstruir en la fé
comùn
- “Que la fé se vuelva nuevamente
fuerza que une, como lo fueron el Danubio y el
Sava para los pueblos de la regiòn - dijo el
Papa a los croatas: son dos rìos que se
encuentran y asì también los pueblos que ellos
unen estàn llamados a encontrarse. A este
proceso tienen que trabajar ambas formas del
cristianismo, la occidental y la oriental, que
han vivido siempre en estos paìses. Nadie se
debe oponer al camino de la unidad y de la paz.
Ya los idiomas croata, servio, esloveno y
macedone son tan cercanos que se logra comu–
nicar y comprenderse recìprocamente, màs de
lo que es posible con los otros pueblos de
Europa”.
Sarajevo asediada, escuela de vida
* Asì escribe en Glas Koncila (n° 42, p. 8)
una muchacha de Sarajevo, que hace dos
meses vino a Zagabria para estudiar economìa:
“Os parecerà extraño pero estoy muy feliz de
haber vivido en Sarajevo durante toda la guer-
ra. Aquel «teatro de muerte» o «campo de
concentraciòn» como han llamado a la ciudad,
es verdaderamente una escuela de vida. Serìa
bueno que muchos pasaran por esa escuela: la
vida en la tierra serìa mucho màs bella.
Primero los jòvenes han conocido la
potencia de la fé, y han aprendido a vivir la
comuniòn cristiana. Cada dìa los he visto correr
bajo una lluvia de balas y granadas, correr a la
Catedral para la Misa, para rezar o cantar... He
aprendido a creer firmemente en el Señor y a
confiarme de El. Los pequeños croatas
musulmanes y servios, dividiendo la misma
suerte, han aprendido a vivir juntos, frater–
nalmente”.
*Seis muchachos de Sarajevo entraron en
el seminario de Zara para ser sacerdotes. Uno
de ellos, Ivàn, me cuenta: “Antes de la guerra
nunca habìa pensado en ser sacerdote. Ahora
estoy siempre màs convencido de que vivir
como sacerdote sea para mì la ùnica garantìa
de felicidad terrenal y celestial. «Estos
muchachos que vinieron de Sarajevo son como
el alma del seminario», me dijo un responsable.
«Cuando estaba partiendo hacia Zara, añade
Ivàn, lloraban nuestros vecinos, ya sean servios
cuenta que es posible hacer misiòn aùn sin
estructuras y sin poner al centro nuestras
actividades: precisamente cuando nos dejamos
guiar por Dios en lo imprevisto, es entonces
cuando se es màs eficaces, porque no se trata
de nuestra bravura sino de Dios que actùa. La
completa inactividad no nos impidiò de hacer
misiòn, es màs hizo crecer nuestra eficacia...
Los guerrilleros poco a poco pasaron de los
modos duros y despreciantes a una actitud màs
benévola porque nuestra presencia comenzò a
interesarlos del punto de vista espiritual. Las
mujeres combatientes estrecharon relaciones
de familiaridad con nosotras. Una de ellas nos
contaba los problemas del marido, el deseo de
una familia estable, la nostalgia de la casa:
«Cuando vengo adonde vosotras me siento
mejor» .
“Nosotras rezàbamos al aire libre en inglés
y los guerrilleros que pasaban por delante se
mostraban curiosos, después comenzaron a
pararse allì màs largo; estaban allì en silencio
a escuchar nuestra oraciòn. Al final alguno
pidiò que le enseñàramos a rezar, sobretodo un
joven oficial, Shaolin, 23 o 24 años, siempre
gentil con nosotras.
“El dìa de Cenizas estàbamos celebrando
el rito agachadas en el suelo, trazando con la
ceniza la señal de la cruz en la frente:
Conviértete y cree en el Evangelio. Nos pregun–
tò qué tenìamos en la frente y nosotras le
explicamos que aquella señal significa el
principio del camino de preparaciòn para la
Pascua Florida. «Vosotras oràis y Dios os
escucha, ¿pero Jesùs podrà querer a no como
yo?» Le respondimos que el Señor trata de
hacer amistad precisamente con aquellos que
estàn lejos de El. A estas palabras se viò muy
contento: «Yo también quiero esta señal». Y
nosotras: «Shaolin, esta no es una señal solo
externa, significa que aceptas la vida de Jesùs,
que crees en El y que quieres su Palabra en tu
corazòn». «Lo quiero» respondiò. Y nosotras
le trazamos la señal en la frente y rezamos
juntos.
La cosa no terminò allì: Shaolin quizo
aprender a rezar con nosotras; veìa los rosarios
rudimentales que nos habìamos hecho en
nuestro cautiverio: «¿Qué son?» «¿Como se
usan?» «El Rosario es una sìntesis de catequesis
cristiana que nos enseña Marìa, nuestra Ma-
dre»; y asì Shaolin aprendiò poco a poco todo
el catequismo con el Rosario. Venìa todos los
dìas, se sentaba con nosotras y aprendìa un
pedacito. Al dìa siguiente regresaba y decìa:
«Ahora os repito lo que aprendì ayer». Se
acercaba el 25 de Marzo, fiesta de la
Anunciaciòn, y para ese dìa él querìa rezar el
Rosario entero sin errores. Pero el dìa 21 nos
dejaron libres...”
Sor Teresa dà testimonio de las cosas
grandes de la vocaciòn cristiana descubiertas
durante la cautividad: “Eramos como Marìa
bajo la cruz, veìa torturar y matar a Jesùs que
Ella amaba mucho, y no podìa hacer nada para
evitarle aquel sufrimiento. Descubrimos en
nosotras el mismo privilegio de Marìa:
participando al sufrimiento de Jesùs participaba
a la redenciòn el mundo; y asì era también para
nosotras. Salì con la certeza de que la historia
està en las manos de Dios, que la Palabra de
Dios està presente también en el sufrimiento y
en la muerte, como fuerza de resurrecciòn”.
“Un dìa me sentìa oprimida por el
espectàculo de aquella violencia continua. Le
dije a Dios: «Pero Señor, ¿por qué tenemos
que ver todo esto? ¿Y donde y como estàs
presente Tù?» «Te basta mi Gracia», fueron
las primeras palabras de respuesta que me
vinieron a la mente: cuando S. Pablo se sentìa
impotente y débil el Señor le hacìa entender
que, precisamente a través de su fragilidad, El
querìa revelarse”. Como meditaciòn para el dìa
de las Misiones no es mal. (Reducciòn de
Avvenire, 14 de Octubre ’95)
Siete monjas prisioneras:
¡en la impotencia
la màs hermosa misiòn!
.
Las siete monjas saverianas raptadas el
pasado Enero en la Sierra Leòn, y que se
quedaron un mes prisioneras de los guerrilleros,
vieron de todo: ejecuciones, torturas, saqueos,
mujeres violadas, madres matadas en la puerta
de la casa, niños entrenados para disparar. A
todo esto han tenido que asistir sin poder mover
ni un dedo. “Al principio tratamos de reaccionar
- explica adolorada Sor Teresa, de Sapri (SA)
- decìamos: «No lo hagàis, son vuestros
hermanos». Pero se obtenìa el efecto contrario,
se volvìan màs crueles. Solo habìa que callar”.
Y sin embargo ellas no tienen dudas: “Aùn
teniendo que asistir impotentes vivimos
plenamente nuestra vocaciòn allì, en aquel
campo militar, constatando que la mayor
necesidad de aquellos hombres era la necesidad
de Dios: también el violento, también el que
mata, està sediento de Dios: ¡como misioneras
fué una experiencia inolvidable!... Nos dimos
>>armas y municiones. ¿Por qué se retiraron?
Nadie sabe responder. Un miedo no humano
los hizo huir.¡Y Croacia regresò a sus territo–
rios! No por la ONU, ni por USA, ni por la
NATO, sino por vuestra oraciòn! Os agradezco
y os pido de rezar todavìa por Bosnia-
Herzegovina. Aceptando y viviendo los
mensajes de la Virgen no nos haremos
responsables de otros huérfanos de guerra. Los
mensajes de la Virgen son la semilla de una
vida nueva y mejor; de una paz durable en toda
la faz de la Tierra. Os agradezco por vuestra
respuesta y por todo lo que habéis hecho y
haréis por los niños huérfanos. Os saludo y os
espero en Medj. (Matteo Rossi)
background image
Pensamientos sobre la
“nueva evangelizaciòn”
En un nìtido opùsculo, con el estilo conci-
so y esencial tìpico del autor, don Umberto
Neri
, de la comunidad de Monteveglio (Boloña,
Italia), se trata de aclarar los términos y los
caràcteres de una “nueva evangelizaciòn”, de
la cuàl mucho se habla en la Iglesia.
Proponemos la primera parte, que requiere
una seria meditaciòn màs que una simple
lectura.
Son necesarias algunas aclaraciones preli–
minares:
a. Se dan a veces juicios muy severos sobre
el como la evangelizaciòn, hasta ahora, la ha
desarrollado nuestra Iglesia.
Esto no implica que se ignoren la gloria y
la belleza, el heroìsmo del testimonio y los
frutos espléndidos de santidad; y mucho menos
que se dude de la existencia clara del Espìritu
Santo en toda la obra de los discìpulos de
Cristo. Pero lo que se trata de hacer es de
encontrar la serena valentìa de un seria autocrì–
tica constructiva
, que permita - si Dios quiere
- que se proceda a lo mejor.
b. Se tendrà constantemente fija la mirada
hacia el Oriente y hacia los problemas concer–
nientes las relaciones con aquel mundo. Sin
querer ser profetas (aunque si ya es demasiado
evidente), dentro de no muchos años el lejano
Oriente, de India y de Japòn, que ya està
llamando a la puerta, podrà ser el problema
dominante de la cristianidad, mucho màs insi-
dioso y agresivo de lo que a su tiempo fué el
comunismo.
¿Es necesaria una “nueva evangeliza–
ciòn”? En relaciòn a la terminologìa misma
“nueva” evangelizaciòn, que se presta a algùn
equìvoco, es necesario formular alguna simple
observaciòn, aunque obvia, pero que no
perjudica.
1. “Nuova evangelizaciòn” no puede
absolutamente significar “nuevo Evangelio”,
es decir un contenido substancialmente nuevo
respecto al anuncio fundamental de Jesùs, que
es primero y ùltimo.
El Evangelio es uno solo. Ya Pablo habìa
escrito a los gàlatas (1,6-9): Me maravillo de
que abandonando al que os llamò por la gracia
de Cristo, os paséis tan pronto a otro evangelio
- no que haya otro, sino que hay algunos que
os perturban y quieren deformar el Evangelio
de Cristo. Pero aùn cuando nosotros mismos o
un àngel del cielo os anunciara un evangelio
distinto del que os hemos anunciado, ¡sea
anatema!
(Es decir excomulgado) Y a los
corintios (1Cor 15, 1s): Os recuerdo, hermanos,
el Evangelio que os prediqué, que habéis
recibido y en el cuàl permanecéis firmes, por
el cuàl también sois salvados, si lo guardàis
tal como os lo prediqué... Sino, ¡habriàis creìdo
en vano!
Y hay que añadir, no es verdad que el
Evangelio “crece” y se modifica en el curso de
la historia - como se dice hoy en varias partes
- es màs bien la historia que, confrontàndose
con el Evangelio, se ha modificado.
Y tampoco el Evangelio tiene que cam-
biar para ser “actualizado” y responda mejor
a las nuevas dimensiones del vivir y del sentir
humano, a la nueva fisionomìa de las
civilizaciones en formaciòn. También aquì el
proceso es lo contrario: es la historia, en su
variabilidad y inestabilidad, la que tiene que
“actualizarse” en relaciòn con el Evangelio
poniéndose continuamente en cuestiòn con eso.
Anàlogo discurso en relaciòn con la llamada
“inculturaciòn”: predicada en todos los
idiomas, encarnada en todos los pueblos y en
todas las estirpes, el Evangelio no es “extraño”
a ninguna cultura (es decir que puede estar
destinado y acogido por todas). Pero respecto
a cada cultura el Evangelio queda lo que
siempre ha sido, y por lo tanto motivo perenne
de novedad, como ofrecimiento perenne de
salvaciòn.
Tenemos que entendernos bien en relaciòn
con el concepto “traducciòn”: la debida tra–
ducciòn del Evangelio es su transferimiento
fiel a las otras culturas, y no el recurso a una
serie de discutibles “equivalencias”. Estas,
consideradas màs a fondo, es decir con la
debida confrontaciòn de los dos “contextos”, a
menudo se revelan llenas de equìvocos o de
banales malentendidos.
2. Sin embargo puede y tiene que haber
una renovaciòn continua de la evangeliza–
ciòn.
Antes que nada:
a. En la purificaciòn de lo que le es extraño
y que continuamente trata de introducirse en el
mismo corazòn del Evangelio, mediante un
conocimiento siempre màs profundo de la
Escritura y de la màs auténtica Tradiciòn.
Todos somos de nuestro tiempo y,
perfectamen–te en buena fé, algunas veces por
lo menos, no solo respiramos el clima sino que
absorbemos las categorìas.
b. En la comprensiòn siempre màs adecua–
da de lo que le es propio. El contenido del
Evangelio està siempre “màs allà” de cualquier
fòrmula, aùn la màs santa. La Escritura y el
mensaje de la redenciòn gozan de una juventud
perenne y exigen que no se les coarte con
frases hechas, con fòrmulas estereotìpicas que
poco a poco arriesgan de vaciarse. No se trata
de renegar o de olvidar nada: hay que volver a
descubrir, como si aquella palabra la hubieran
dicho “hoy”.
c. En la acogida amorosa, como de una
cosa “nueva e inaudita”, como de un “im-
previsto” prodigio de la sabidurìa de Dios;
venciendo la inercia de la costumbre y el
cansancio del “ya lo oì”. Porque cuando Cristo
es anunciado es siempre la increìble paradoja
de su misterio la que se hace presente: la
paradoja que, si no provoca estupor, demuestra
que no ha sido comprendida para nada. En
fondo quién escucha el Evangelio bostezando
es peor del que lo escucha protestando
animadamente y con pasiòn.
d. En la claridad, cabalidad y lance de
amor con los cuales el misterio de Dios y de su
Cristo tiene que ser anunciado por los
testimonios auténticos
de quienes lo viven.
Es la medida con la cuàl los evangelizadores y
toda la Iglesia (que enviàndolos los debe soste-
ner) “se apropian” del contenido del Evangelio
y dan testimonio con la propia vida, porque
puede ser eficazmente transmitido. Para los
ministros de la Palabra nada es màs impor–
tante, y nada puede substituir el trabajo per–
sonal
y diuturno de apropiaciòn y de
experiencia (no solo de conocimiento) de la
Verdad revelada, bajo la guìa del Espìritu
Santo. Esto quiere decir “quedarse” en la
Palabra
, segùn el sugestivo y muy profundo
lenguaje de Juan. Por lo tanto, se necesitan
hombres de la Palabra, que estén llenos de
ella y que la vivan hasta encarnarla.
e. No se puede proceder con seriedad y
convicciòn en un programa de “nueva
evangelizaciòn” mientras que no nos demos
cuenta - siempre serenamente - de lo inadecua–
do de la obra de anuncio que se ha hecho
hasta ahora
, de parte de nosotros y a veces
también de parte de los demàs o de nuestros
predecesores.
La costumbre de decir siempre bien de
todo y de todos, aunque inspirada a caridad o
por lo menos a gentileza y a suma bondad, no
es siempre la màs conveniente para hacer
progresar las cosas: sin anacronismos, sin
amarguras, sin creer que somos nosotros los
portadores de “un mundo mejor”, con miseri-
cordia y simplicidad hay que mirar en la cara
a las cosas y llamarlas con el propio nombre.
Siempre debemos tener miedo de escandalizar
a los pequeños; pero no menos debemos evitar
de escandalizar a las personas serias y con
buenas intenciones.
Algunas preguntas:¿Como se ha
desarrollado hasta ahora la
evangelizaciòn?
a. En relaciòn con la cantidad: ¿a cuantos
ha sabido alcanzar? (se habla de nuestro am-
biente). Es noto - y es misterio revelado, junto
con aquel, insondable, de la humildad de Cri-
sto - que la Iglesia quedarà siempre pusillus
grex,
un pequeño rebaño, y serà siempre una
pequeña cosa en el mundo (quiero decir la
verdadera Iglesia): porque Dios lo quizo asì.
Pero liberarse de cualquier ambiciòn
“cuantitativa”, de cualquier complacimiento
del querer contarnos, de cualquier nostalgia de
plazas repletas (¿de quién?), no significa
renunciar a buscar aùn a una sola de las ovejas
extraviadas de Cristo, y a conducir dentro del
recinto del ovil a todos los que no se obstinan
en el rechazo y no se muestran completamente
insensibles a la gracia de una invitaciòn o de
una llamada y, sobretodo, a la gracia del anuncio
del amor de Dios en Cristo.
Una impresiòn difusa, y convalidada por
numerosas experiencias, es que sean mucho
màs los que, conmovidos, responderìan “sì”,
de los que se negarìan a escuchar o escucharìan
con escepticismo o hostil indiferencia.
Los “alejados”, en otras palabras, estàn a
menudo muy cerca: nuestro vecino de cama en
el hospital, quién vive enfrente de nosotros,
nuestro abastecedor. En relaciòn a esto han
intervenido e intervienen prejuicios y instintivos
rechazos: ademàs de los errores històricos
también los recientes, que no serà fàcil
recuperar. Si - enseguida - no se puede incluir
a todos, pero lo menos no hay que excluir
totalmente a nadie.
b. En relaciòn con la calidad. Demasiadas
cosas se han considerado “improponibles”, no
interesantes, fatigosas, difìciles: mientras que
también aquì numerosas experiencias demues–
tran en manera irrefutable que la Iglesia no se
sacia de oir la Palabra de Dios, y que temas
como aquellos esenciales (Kerigma) de la
redenciòn, de la vida eterna, de la vida nueva
en el Espìritu, no solo interesan muchìsimo - a
veces son màs los que los escuchan que los que
los anuncian - sino que son capaces de remover
las almas y las conciencias, en una palabra
sola, de “convertir”.
Nada de nuevo: repetidamente la Escritura
nos atesta esta potencia de la Palabra de Dios.
Cuando esa no impresiona a veces la causa no
es por una temporànea y misteriosa “debilidad”
suya sino por una “epifanìa” o manifestaciòn
insuficiente, sumergida como està, bajo
temàticas y lenguajes humanos, ingenuamente
considerados màs eficaces y màs “actuales”.
(continùa) Don Umberto Neri
LOS LECTORES ESCRIBEN
Por falta de espacio escogemos solo algunas
de las bellìsimas cartas que nos llegan.
*Eco me trae noticias del mundo de Dios
- “... A través de los medios de comunicaciòn
estamos informados minuto por minuto de todas
las cosas feas que suceden en el mundo, pero
no sabemos lo que sucede en el mundo de Dios.
Por esto es que me interesa tanto Eco de Marìa,
porque me acerca a todos los hechos trascen-
dente de los cuales nos dàis noticias en la
revista... Enviadmela y la difundiré en muchas
fotocopias”. (Hebe Pauliello, Mendoza, Argen–
tina)
* De las Clarisas de Osimo: “... Gracias
infinitas, deseo condividir contigo y con los
colaboradores de Eco la alegrìa que Dios bendito
comunica, a mì y a las 45 hermanas por medio
de vuestro trabajo. Te ponemos en nuestros
corazones, especialmente durante la adoraciòn>
background image
Respons.: Alberto Lanzani - Tip. DIPRO, Roncade (TV)
CONDIVISION
Con el 1° viernes del mes las parroquias
reflorecen - Del Oasis Cenàculo de los SS.
Corazones, de las Misioneras sacerdotales (via
Possessione 28, 28067 Novara, Italia) nos llegò,
junto con el aviso de una cadena de oraciones,
una pequeña pàgina con las promesas de Jesùs
a quién honra su Sagrado Corazòn, especial–
mente con la pràctica del 1° viernes del mes.
Gracias por haberme recordado la Gran
Promesa que atrajo a enteras generaciones a
las fuentes de la gracia, es decir a la Confesiòn
y la Eucaristìa en el 1° viernes del mes (mejor
si acoplado al 1° sàbado). Qué daño el haber
abandonado esta pràctica ¡y qué gracias
experimentamos cuando la ofrecemos de nuevo
al pueblo! Los hombres son sensibles al amor
del corazòn. Y, en la indiferencia general,
también Jesùs es particularmente sensible con
quién reconoce Su amor en aquel Corazòn
traspasado
y se acerca fielmente empeñàndose
espontàneamente como prueba de verdadero
amor (no por un precepto, como muchos que
van solo en las fiestas de respeto).
El atraerà a muchas almas hacia nosotros
sacerdotes, si seremos los primeros en acoger
Su solicitud y en abrir a los fieles esta milagrosa
fuente de gracia. En mi pequeña parroquia
he
acoplado el 1° viernes del mes a la Confesiòn
mensual, pedida por la Virgen en Medj.: esa
inicia màs o menos tres cuartos de hora antes
de la Misa; y veo como el Corazòn de Jesùs y
de Marìa (un corazòn solo) llamen y animen a
las personas a acercarse a los sacramentos,
como una Pascua florida. Reverdezcamos el
àrbol prodigioso de la Gran Promesa y veremos
reflorecer las parroquias.
¿Salir de la iglesia después de 3 minutos
de la Comuniòn? - Nos señalan una triste
costumbre de los fieles que comulgan.
En la Comuniòn recibimos el Cuerpo y la
Sangre de Jesùs, y sabemos que la disoluciòn
en el cuerpo humano de aquella hostia tan
sutil sucede 10 minutos después, màs o menos.
En esos minutos somos tabernàculos vivientes
de Jesùs, que es Dios, huésped en nuestra
casa. Generalmente, entre la Comuniòn y el
saludo
Andad en paz, pasan 3 minutos,
enseguida después los fieles salen de la iglesia,
quizàs distraìdos, también hablando de cosas
banales, sin darse cuenta del misterio que
custodian.
¿Es tolerable en personas de fé esta
profanaciòn, que demuestra una gran frivolidad
en relaciòn con la presencia de Jesùs en
nosotros? ¿Que nos priva de un momento
especial de gracia? ¿Que puede escandalizar
a los incrédulos y a los débiles?
Sabemos como
reaccionaba S. Felipe Neri ante aquella señora
que salìa de la iglesia después de la Comuniòn:
ordenaba a los monaguillos que corrieran detràs
de ella para acompañarla con las velas
encendidas, porque estaba llevando el SS. Sa-
cramento.
Proponemos a los sacerdotes un gesto
auténtico de calidad, haciendo prolongar el
silencio después de la comuniòn hasta màs o
menos 10 minutos, para hacerle compañìa a
un huésped tan grande. Quizàs que a los fieles
sugieran como usar ese tiempo, recordar la
Palabra oìda durante la Misa, escuchar los
deseos del Señor, confiarle las ocupaciones
del dìa, o personas o acontecimientos, o en el
rezo de una decena del Rosario para que
Marìa agradezca y rece con nosotros.
Encontraràn una sorprendente correspon–
dencia de parte de los fieles, que asì
recuperaràn la fé en el valor de la Eucaristìa,
y experimentaràn los maravillosos efectos y
las muchas gracias coligadas, con un
crecimiento innegable en la madurez cristia-
na.
!A quién tiene, le serà dado!
*“Con la fé en Jesùs ¿también hoy
podemos transportar las montañas?” me
pregunta un joven rumano estudiante de
teologìa, ansioso por la misiòn que lo espera,
con la cuàl “se propone” cambiar los corazones
de los hombres.
Claro que las puedes mover, y también tus
dificultades insuperables, y también los
corazones màs endurecidos, porque
Cristo es
el mismo ayer, hoy y siempre (Heb 13,8): ¡El
es el Señor! No hay cosa ò acontecimiento que
no sea a El sometido. Quién cree
en spem
contra spem, es decir también contra toda
esperanza humana, lo podrà siempre ver, y
podrà decir, aùn en las pérdidas màs dolorosas
y en los acontecimientos en apariencia
irremediables:
sean dadas gracias a Dios que
nos dà la victoria por medio de nuestro Señor
Jesucristo (1Cor 15,57). Pero lo que es grave
en nosotros “creyentes” es que nos dejamos
conducir por los criterios humanos, parados
en nuestro pequeño horizonte y en nuestras
capacidades, y no en las Palabras Eternas.
Por esto es que estamos a menudo desalentados
y desesperados, en vez de
sobreabundar en
alegrìa en cada tribulaciòn. Ante cada cosa
imposible para nosotros recordemos las
palabras de Jesùs:
¡Todo es posible para quién
cree! Recordemos lo que està escrito, con lo
cuàl Gesù desmentìa a Satanàs; para tener
siempre presente la Palabra de Dios, potente
como una dinamita, siempre vencedora cuando
està dicha por Jesùs mismo, presente en
nosotros.
¡Fuego en los seminarios! Es necesario
que los ministros de Dios asimilen la Palabra,
la devoren como Ecequiel (c.3) y Juan (Ap.
10,8-10) hasta vivir de ella, desprendiéndose
decididamente de la del mundo que nos invade
por todas partes. Quisiera un seminario en
donde cada dìa se dedicase el tiempo màs
importante a la Lectio Divina, y a la meditaciòn
de la Palabra, y “el resto” al estudio. Los
jòvenes no verìan apagarse tan ràpido el entu-
siasmo inicial que los habìa llevado a seguir
su vocaciòn. sino que como los discìpulos de
Emaùs dirìan:
“¿No estaba ardiendo nuestro
corazòn dentro de nosotros cuando nos hablaba
en el camino(ahora en lo ìntimo) y nos explica–
ba las Escrituras?” (Lc 24,32). ¿Qué fuego ven–
drìa entonces a los seminarios? ¡Y, también
hoy, cuantas vocaciones “verdaderas”
llevarìan en ellas a Jesùs! Asì deseo que sea
contigo. Chao, te bendigo.
El viento de Medj. entre los hijos de Dios
- Don Mateo Serafino Tognetti de Boloña
contaba en Eco 78 como habìa nacido en él la
vocaciòn durante su primera peregrinaciòn a
Medj. (1984), y 7 años después era sacerdote
entre los Hijos de Dios de Don Divo Barsotti,
en Florencia. “Con él entrò en la comunidad el
viento de Medj., y también muchos jòvenes,
que formaràn después el ramo masculino de la
familia”, escribe una hermana de la comunidad.
Ahora Don Mateo se ha vuelto superior de
toda la comunidad porque Don Divo, ya en
edad avanzada, le cediò el puesto. Todos los
miembros fueron recibidos por el S. Padre el
27 de Agosto ’95.
Marìa sana sirviéndose de Eco - Singular,
¡pero no demasiado! El 14.10.95, una cierta
Marianna Di Battisti, antes de la Misa en la
Comunidad Cenàculo de Medj. diò testimonio
de lo que Marìa habìa hecho en Téramo, en
donde reside en Via Paladini 47. “Me venìa
espontàneo dar Eco de Marìa a los enfermos
del Hospital y decirles: «Tén fé ciega, allì
estàn las palabras de la Virgen». Asì lo dì a un
pariente mìo, Luigi Merletti de 68 años, que
una semana después tenìa que ser operado de
càncer. «Rézale a la Virgen a través de esta
hoja», le dije, la tomò muy contento. El lunes
siguiente fué sometido por enésima vez a los
Rayos X: No le encontraron màs nada.
“Asì también el 8 de Agosto encontré en el
Hospital a una joven mujer, Baffoni Giuseppi-
na, angustiada porque no podìa parir, y le dì
Eco diciéndole: «Ahora toma estas hojas y
cree que la Virgen te ayudarà. Podrìas parir
aùn enseguida». Se lo dì a la 1:00 P.M. y a las
4:00 P.M. habìa ya parido sin dolor. Lo mismo
sucediò con Merlini Loredana de Castelli (TE),
su vecina de cama.
La alegrìa y la felicidad de aquella simple
mujer del pueblo estaba condividida por el
anciano y vivaz P. Alfredo, salesiano de
Tàranto, acompañador de la peregrinaciòn: “La
Virgen me ha querido pagar con tantas alegrìas
por lo que he hecho por sus làgrimas, llevando
dos veces a los peregrinos en autobus a
Civitavecchia” ¡Beata fé de los simples que
Dios premia!
Viaje màs fàcil a Medjugorje - Ahora el
viaje a través de Krajina es mucho màs fàcil
que por la costa, es màs corto y màs flùido: en
Senj (70 Km. después de Fiume) se corta hacia
el interior dàlmata por Otocac, Gospic, Gracac,
Knin, Urlika, Sinj, Imotski, Grude, Ljubuski.
La gasolina se encuentra solo en estos centros.
Siempre es posible el viaje diario en autobus
desde Triste (Estaciòn ferrocarril) a las 6:00
P.M.; y via mar con nave desde Ancona los
lunes, miércoles y viernes; tel. 071-55218, fax
202618, ò tel. 071-204915.
Eco inicia el 12° año - Dando gracias a
Dios y confirmando nuestro empeño a Marìa,
el 21 de Noviembre recordamos el 11° cum–
pleaños de Eco
, que nos encuentra fatigados
pero contentos, por la alegrìa que nos traen
tantas cartas de aprobaciòn, por el lance de
nuestros colaboradores en la difusiòn, por la
generosidad de los lectores màs encariñados
(especialmente italianos, franceses y alemanes)
que permiten, con su sostén, el regular gasto de
màs o menos US $ 53.000 por nùmero (este
año el precio del papel aumentò al doble). Asì
hacen posible la impresiòn y la difusiòn de las
5 ediciones administradas por nosotros
(italiano, francés, inglés, alemàn y español)
que siempre crecen, con casi 500.000 copias (
de las cuales 380.000 italianas), màs la
financiaciòn de 3 ediciones del Este (ruso, po–
laco, rumano). Con las otras 6 ediciones
autònomas Eco alcanza en conjunto las 750.000
copias
. Nos excusamos por no poder màs
agradecer expresamente por carta a los lectores
màs generosos, como se hacìa hasta ahora.
Un gracias a la Inmaculada que guìa y
bendice nuestro trabajo. Que prepare nuestro
corazòn para una Navidad de decisiòn por
Cristo. En su Corazòn Inmaculado os
bendecimos también nosotros en el Nombre
del Padre, del hijo y del Espìritu Santo.
Villanova, M. 26.11.95
>>diurna y nocturna, a tì y a los colaboradores,
que Marìa tiene junto a sì; entre el altar y el
Tabernàculo te doy cita siempre para amar
juntos al amor traspasado y abandonado...”
* “Es un milagro de la Virgen que median–
te estas pàginas se pueda alcanzar casi todo el
mundo, antes que todos, nosotros podemos
asistir - ya sea en la tierra que del cielo - ¡al
triunfo de su Corazòn Inmaculado!” (P.
Gerolamo, Abadìa Einsiedeln, Suiza)
* “Invito a todos los estudiantes univer-
si–tarios a dirigirse con confianza a la Virgen
de Medj.: recibiràn beneficios, como sucediò a
mì. Los mensajes de la Reina de la Paz me han
hecho madurar en la fé y aceptar la voluntad de
Dios. La oraciòn me ha ayudado a concluir en
el mejor de los modos una carrera universitaria
que parecìa destinada al fracaso, y de sentir la
materna presencia de Marìa...Mi conmovido
gracias a Marìa y a los responsables del boletìn”.
(R.R. Nàpoles)
 


 

PC version: Esta página | Medjugorje | Apariciones  | Mensanjes  | Artículos  | Galería[EN]  | Medjugorje Videos[EN]